eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La especial amistad entre Vietnam y Fidel Castro

- PUBLICIDAD -
La especial amistad entre Vietnam y Fidel Castro

La especial amistad entre Vietnam y Fidel Castro

Vietnam celebra una jornada de luto nacional en homenaje a Fidel Castro en agradecimiento a la estrecha relación de amistad que el líder de la Revolución cubana mantuvo con el país asiático.

Las banderas de los edificios gubernamentales ondean a media asta mientras que algunas actividades de entretenimiento público, como conciertos o grandes celebraciones, han sido suspendidas.

La medida, habitualmente reservada para grandes figuras nacionales y nunca antes adoptada en honor a un extranjero, se explica por el vínculo especial que ha unido a ambos países comunistas en el último medio siglo.

Cuba y Vietnam estrecharon lazos desde la década de los años 60, cuando se convirtieron en símbolos de la resistencia a EEUU y afianzaron más su amistad en 1973, cuando, en plena guerra, el líder revolucionario llegó por sorpresa a la provincia de Quang Tri, en el centro del país, para apoyar a las tropas comunistas.

Fue allí, en una de las provincias más castigadas por los bombardeos de EEUU, donde Castro pronunció una frase que los vietnamitas de aquella generación nunca olvidarán: "Por Vietnam estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre".

La prensa vietnamita ha recordado en los últimos días aquel episodio y la emotiva historia de Nguyen Thi Huong, en aquel entonces una chica de 17 años a quien el líder cubano salvó la vida.

Huong trabajaba como voluntaria rellenando los cráteres dejados por las bombas cuando pisó por accidente una mina y perdió tanta sangre que se desvaneció al borde de la carretera.

Minutos después pasaba por allí el convoy del mandatario cubano, que al verla ordenó detener el coche y llevarla de inmediato al hospital más cercano.

"De no ser por el presidente Fidel no seguiría viva", recordaba Huong (hoy una humilde agricultora de 60 años) al periódico Vietnam News en 2013, con motivo del 40 aniversario de la visita.

Aquel viaje sirvió para sellar el apoyo económico y logístico de Cuba al Vietnam comunista durante el conflicto y sentó las bases para la relación privilegiada que han mantenido ambas naciones desde entonces, pese a estar separadas por más de 15.000 kilómetros.

Cuba ayudó a la reconstrucción de Vietnam después de la guerra y fue su principal valedor para su ingreso en la ONU en 1977.

Castro reafirmó la fraternidad de ambos países durante sus otros dos viajes al país asiático, en 1995 y 2003, cuando fue recibido con entusiasmo por la población local.

El momento más memorable de su última visita fue su encuentro con el mítico general Vo Nguyen Giap, considerado uno de los mejores militares del siglo XX y fallecido en 2013 a los 102 años.

Los dirigentes vietnamitas también han viajado con asiduidad a Cuba y, curiosamente, el último líder mundial al que recibió Castro antes de su muerte fue el presidente Tran Dai Quang, con quien se reunió en La Habana el pasado 16 de noviembre.

Durante la ceremonia fúnebre del pasado martes en la capital cubana, la presidenta de la Asamblea Nacional vietnamita, Nguyen Thi Kim Ngan, recordó que su país había perdido a "un hermano muy próximo".

Aunque muchos vietnamitas que vivieron la guerra recuerdan a Fidel Castro con simpatía y decenas de ellos han acudido a la Embajada cubana en Hanoi para escribir mensajes de condolencia, su figura suscita mucho menos interés entre los más jóvenes, fascinados por el modelo consumista de EEUU.

En los últimos días también se han alzado algunas voces críticas que consideran el luto nacional como una decisión que no tiene en cuenta la realidad del Vietnam actual.

La periodista Doan Trang critica en el periódico disidente "online" Vietnam Right Now que para algunos jóvenes "el luto obligatorio es un insulto en su lucha por una sociedad más abierta y justa".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha