Focos

Las fuerzas euroescépticas sumarán centenar de escaños en futura Eurocámara

- PUBLICIDAD -

Las fuerzas euroescépticas, que han vivido un auge en buena parte de países de la Unión Europea (UE) a raíz de la crisis económica, sumarán en la futura Eurocámara un centenar de escaños según los resultados provisionales de las elecciones europeas.

Los mayores exponentes de esas formaciones son el Frente Nacional de la líder francesa Marine Le Pen, que ha obtenido un 25 % de representación en Francia y el partido independentista británico (UKIP) de Nigel Farage, que obtendría el 30 % de la representación en Reino Unido.

El partido de los Verdaderos Finlandeses, ya presentes en la Eurocámara, obtendría una ligera mejora pasando de 2 a 3 escaños, según los primeros datos escrutados.

Los demócratas suecos, socios europeos de Le Pen, lograrían 2 eurodiputados.

En Italia, la Liga Norte, cuyos líderes han anunciado que dejaran de asociarse con Farage en la próxima legislatura para hacerlo con la líder de la extrema derecha francesa, ha obtenido un 6 % de representación, según el último escrutinio.

En Austria, el FPO austríaco, eurofóbico, ha conseguido casi un 25 % de escaños que se traducirá en alrededor de 4 eurodiputados en la futura Eurocámara.

Han conseguido igualmente buen resultado en República Checa el partido Acción de Ciudadanos Descontentos (ANO 2010), que obtendría alrededor del 16 % de la representación y 4 escaños, y en Grecia, los extremistas de Amanecer Dorado, alrededor del 10 %.

No han conseguido sin embargo el auge esperado los euroescépticos de otros países como Holanda, en donde el PVV de Geert Wilders que partía con grandes expectativas ha terminado como la tercera fuerza.

La formación Alternativa por Alemania, en contra de la pertenencia al euro, con alrededor del 7 % de la representación podría ser clave depende del grupo parlamentaria en que decida inscribirse.

En los próximos días, y a la luz de estos resultados concretos, tanto Farage como Le Pen intentarán formar grupo parlamentario en la Eurocámara.

Para ello deberán conseguir al menos 25 escaños y, lo más complicado en ambos casos, conseguir sumar siete países miembros en el grupo.

Farage ha capitaneado en la última legislatura el grupo de la Europa por la Libertad y la Democracia (EFD), séptima fuerza en la Eurocámara con 31 escaños de 12 países, siendo hasta ahora el único grupo euroescéptico en el hemiciclo europeo.

Le Pen, por su parte, había anunciado su intención de formar el grupo de la Alianza Europea con la Libertad con los demócratas suecos, el PVV holandés, el Vlaams Belang en Bélgica, el FPO austríaco y la Liga Norte italiana.

Sin embargo, necesitará sumar los escaños de alguna formación nueva más para compensar la pérdida del socio eslovaco.

Tras conocerse los primeros resultados que confirman el ascenso de Le Pen, el candidato del Partido Popular Europeo (PPE), Jean-Claude Juncker, dijo estar "triste" por el avance de una formación "que quiere salir de la UE".

"¿Acaso sabe el Frente Nacional las consecuencias que tendría la salida de Europa y del euro?", se preguntó Juncker.

En la misma línea, el candidato de los socialistas europeos, Martin Schulz, señaló que los resultados del euroescepticismo son "una muy mala noticia".

"Francia no es por desgracia el único país donde aumenta un movimiento xenófobo, extremista y antieuropeo", dijo.

"Creo que los partidos tradicionales tenemos que ver qué hay detrás del voto de esos ciudadanos, que tienen mucho que ver con la decepción y la pérdida de la fe en Europa y el proyecto que ésta puede dar a sus hijos", señaló.

Por su parte, el candidato de la tercera fuerza en la Eurocámara, Guy Verhofstadt, que será clave en la composición de posibles coaliciones, subrayó las diferencias que existen entre el aparentemente homogéneo grupo euroescéptico y de extrema derecha.

Desde algunas organizaciones en contra del racismo no tardó en llegar la reacción, como la Red Europea contra el Racismo (ENAR, por su sigla en inglés) que mostró preocupación por "el progreso de la extrema derecha en muchos Estados y en particular en Francia".

"Cuando se apoya a los partidos racistas y xenófobos, como en Francia en donde ha sido respaldado por el 25 %, los partidos políticos generales y la sociedad deberían de preocuparse", señaló la presidenta de esa organización, Sarah Isal.

Añadió que con esos resultados se espera que el 12 % de la población europea, unos 60 millones de habitantes, "pueda ser injustamente tratado, discriminado o lo que es peor, que sean víctimas de la violencia raacista".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha