eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una exposición fotográfica ilustra la Barcelona gris de la posguerra

- PUBLICIDAD -
Una exposición fotográfica ilustra la Barcelona gris de la posguerra

Una exposición fotográfica ilustra la Barcelona gris de la posguerra

Más de un centenar de fotografías, en su mayoría realizadas por Pérez de Rozas, se reúnen en la primera muestra de la crónica fotográfica sobre la Barcelona gris de la posguerra de 1939 a 1945, que se exhibe hasta el próximo mes de septiembre en el Archivo Fotográfico de Barcelona.

Según ha explicado las comisarias de la muestra, Eulàlia Pérez y Mireia Capdevila, la exposición tiene por objetivo mostrar diversos aspectos de la nueva realidad que se impuso a partir del 26 de enero de 1939 cuando la ciudad fue ocupada por las tropas franquistas.

"Barcelona era, por su entidad y por su simbolismo, el primer gran reto que afrontaba el nuevo régimen para la construcción de la España totalitaria", explica Mireia Capdevila, quien recuerda que el régimen borró rápidamente todos los vestigios de la legalidad republicana, laica, democrática y catalanista, para "devolver la ciudad a su condición de capital de provincia española".

El proceso, enmarcado en los años convulsos de la segunda guerra mundial, presenta más allá de las consecuencias directas e indirectas de la guerra y la represión, un panorama de claroscuros y paradojas que la exposición quiere ilustrar mediante una selección de fotografías del fondo municipal del Archivo Fotográfico de Barcelona.

La realidad que se muestra es la visión oficial a partir de la cual el régimen franquista se manifestaba y se imponía públicamente ante la población barcelonesa, con un edificio ideológico sobre la base del nacionalcatolicismo y el futuro diseñado para la ciudad en el nuevo orden europeo que, en 1939, se vislumbraba bajo la égida de la Alemania nazi y la Italia fascista.

Ilustran esa Barcelona alineada con el fascismo europeo las instantáneas del Festival folclórico en el Pueblo Español celebrado en honor del jefe de la Gestapo y la SS de la Alemania nazi, Heinrich Himmler de visita en Barcelona, en 1940; que en otra foto aparece en el balcón del Hotel Ritz.

En una línea similar se sitúan las imágenes del teatro Coliseum con esvásticas, o del Colegio Alemán barcelonés con un enorme retrato de Hitler, así como las de la visita del conde Galeazzo Ciano al Palau de la Generalitat, sede de la Diputación Provincial de Barcelona en julio de 1939.

La exposición se estructura en cuatro apartados temáticos, que comienzan con el dedicado a "La visualización pública de la victoria", que tiene su máxima expresión en las fotografías de desfiles y festivales folclóricos.

Una segunda sección se ocupa de la "recristianización" de Cataluña y, en particular, de Barcelona, que impuso, en palabras de Capdevila, "las restauraciones de los principales rituales católicos, el homenaje a sus mártires y la construcción de nuevos centros de culto en toda la ciudad".

Al respecto, resulta significativa la fotografía que recuerda el Día de la confirmación en la plaza Sant Jaume, el 16 de junio de 1939, con una plaza abarrotada de fieles y en el centro presidida por una ciclópea cruz.

La exposición dedica un apartado especial a la visita que Franco hizo en enero de 1942 a la capital catalana, coincidiendo con la celebración del "Día de la Liberación" franquista de Barcelona.

Diversas fotos evocan aquella visita del dictador: desfila en Vía Layetana, visita a la basílica de la Mercè y cena de gala en el Saló de Cent del Ayuntamiento.

Las comisarias han coincidido en señalar las numerosas lagunas historiográficas que todavía existen sobre la Barcelona de esta época.

Esta exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 28 de septiembre, es la primera de cinco que se podrán ver en los próximos meses y en las que se analizarán diferentes aspectos de la Barcelona franquista, recopilada a partir de la documentación conservada en diferentes archivos municipales.

La última de estas muestras se exhibirá en enero de 2014 en el castillo de Montjuïc, coincidiendo con el 75 aniversario de la entrada de las tropas en Barcelona, y argumentará que, lejos de ser una liberación, como publicitaba el régimen, la entrada de las tropas franquistas a Barcelona supuso una "ocupación", "como lo fue la entrada de los nazis en Praga en marzo de aquel mismo año o a París en 1940", asegura Capdevila.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha