eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La expresidenta Park rechaza declarar ante la fiscalía sobre nuevas acusaciones

- PUBLICIDAD -
La expresidenta Park rechaza declarar ante la fiscalía sobre nuevas acusaciones

La expresidenta Park rechaza declarar ante la fiscalía sobre nuevas acusaciones

La expresidenta surcoreana Park Geun-hye, quien se encuentra encarcelada a raíz del escándalo de la "Rasputina", se negó hoy a declarar ante la fiscalía sobre la financiación ilegal que supuestamente habría recibido del servicio nacional de inteligencia.

Fiscales del Distrito Central de Seúl acudieron hoy al centro de detención de la capital surcoreana donde Park se encuentra recluida desde su destitución el pasado marzo a la espera del desenlace de su juicio, pero la expresidenta no quiso contestar a ninguna de sus preguntas, señalaron fuentes judiciales a la agencia local Yonhap.

La fiscalía sostiene que el servicio nacional de inteligencia (NIS) pagó a la oficina presidencial liderada por Park unos 4.000 millones de wones (3,12 millones de euros) entre 2013 y 2016, y aspiraba a que la expresidenta explicara su versión sobre los supuestos pagos y si hizo uso de los mismos para fines personales o políticos.

Pero Park se ha negado hasta ahora a responder a estas alegaciones por motivos de salud, la misma razón por la que se ha negado a presentarse ante el tribunal que la juzga por el caso "Rasputina".

La expresidenta, de 65 años, atribuye sus problemas físicos a las "condiciones inhumanas" en las que la tienen recluida en la prisión de Uiwang, al sur de Seúl, y también se ha negado a reunirse con los cinco abogados de oficio que se le han asignado.

Park está siendo juzgada por su rol en la trama que protagonizó junto a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina" por su cercanía con la exmandataria.

Ambas están acusadas de haber extorsionado varios millones de dólares a diversas empresas, entre ellas Samsung, a cambio de que éstas obtuvieran un trato de favor del Gobierno y Park se enfrenta por ello a penas de prisión de entre 10 años y cadena perpetua.

La justicia surcoreana también lleva años investigando los vínculos entre el NIS y el Gobierno de la política conservadora, que habría recibido ayuda de este organismo de inteligencia para ganar las elecciones de 2012, y podría presentar nuevos cargos contra la exmandataria.

El pasado agosto, el exjefe de inteligencia surcoreano Won Sei-hoon recibió una condena de cuatro años de cárcel por mediar en dicha campaña electoral a favor de la expresidenta, después de que una sentencia anterior en su contra fuera revocada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha