eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El expresidente Cardoso afirma que en Brasil "se empieza a hacer justicia"

- PUBLICIDAD -
Lula declina opinar sobre las primeras detenciones del "juicio del siglo"

Lula declina opinar sobre las primeras detenciones del "juicio del siglo"

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso afirmó hoy que en su país "se empieza a hacer justicia", tras el encarcelamiento de once de los 25 condenados por los casos de corrupción que sacudieron al país en 2005.

Entre los presos figuran políticos del entorno cercano de Luiz Inácio Lula da Silva, que presidía el país cuando se produjeron los casos, como el exministro José Dirceu, el expresidente del Partido de los Trabajadores (PT) José Genoino y el extesorero de esa formación Delubio Soares.

"Aquellos alcanzados por la justicia intentaron transformarla en un instrumento de su propia historia, de una revolución que no hicieron y en nombre de ideales que no cumplieron", declaró Cardoso en un acto del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El exgobernate se refería a la detención de once de los principales reos del llamado "juicio del siglo", centrado en una red de corrupción tejida por el PT, hoy todavía en el Gobierno con la presidenta Dilma Rousseff, durante el primer mandato presidencial de Lula, que sucedió a Cardoso en enero de 2003.

Según Cardoso, "aquellos que hoy ejercen el papel principal de la República no supieron honrar la confianza que el pueblo depositó en ellos, se transformaron en comerciantes y, en nombre de transformar a Brasil, transformaron sus propias vidas".

Cardoso no aludió a un escándalo similar que se juzgará el Supremo el año próximo, que ocurrió en el Gobierno regional de Minas Gerais y fue protagonizado por miembros del PSDB y algunos de las mismas personas condenadas por corrupción del PT.

El pasado viernes fueron detenidos once de los 25 condenados por el caso, después de que el Tribunal Supremo decidió ejecutar las sentencias de inmediato.

La corte dictó ese día doce órdenes de captura, pero uno de los afectados, el exdirector del estatal Banco do Brasil Henrique Pizzolato, había huido antes a Italia amparado en que tiene doble nacionalidad.

La Policía Federal brasileña ha pedido su detención a través de la Interpol y, según la prensa local, el Ministerio de Justicia analiza si puede pedir su extradición.

Sin embargo, la entrega de nacionales no está contemplada ni en la Constitución italiana ni en el tratado de extradición firmado en 1989 entre ambos países.

El Supremo aún tiene pendientes las órdenes de captura de otros diez de los 25 condenados, mientras que otros tres seguirán en libertad, pues la corte debe analizar una serie de recursos presentados por sus abogados.

Entre estos últimos figura el diputado y expresidente de la Cámara Baja Joao Paulo Cunha, que también pertenece al PT.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha