eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El exviceprimer ministro tailandés critica las reformas de la junta militar

- PUBLICIDAD -
El exviceprimer ministro tailandés critica las reformas de la junta militar

El exviceprimer ministro tailandés critica las reformas de la junta militar

El ex viceprimer ministro tailandés Chaturon Chaisang, que se enfrenta a una posible pena de hasta 13 años de cárcel por oponerse a la junta militar, asegura que Tailandia se encamina hacia un sistema antidemocrático.

Chaturon, que también fue ministro de Educación en el reciente Gobierno de Yingluck Shinawatra, explicó a Efe que los militares buscan apuntalar su poder con la nueva Constitución que están redactando y que someterán a un referéndum el 7 de agosto.

"Si sale aprobada (en el referéndum), Tailandia tendrá un sistema antidemocrático durante mucho tiempo, quizá 10 o 20 años", afirmó el político, de 60, en una entrevista en Bangkok.

Chaturon señaló que el borrador de la Constitución estipula que los 250 miembros del Senado no serán electos y que el primer ministro podrá ser elegido entre personas que no formen parte del Parlamento.

El ex viceprimer ministro aseveró que, en su opinión, el Consejo Nacional para la Paz y el Orden (NCPO), nombre oficial de la junta militar, está tratando de minimizar la importancia de las elecciones para colocar a un jefe del Gobierno cercano a sus tesis políticas.

"Sería muy fácil explicar esto a los votantes (del referéndum), pero no tenemos canales de comunicación" debido a las limitaciones impuestas por la junta, indicó Chaturon, al que las autoridades retiraron el pasaporte y congelaron las cuentas bancarias por su oposición al golpe militar de 2014.

El Ejecutivo del primer ministro golpista, Prayut Chan-ocha, ha impuesto obstáculos para cualquier campaña contra la Constitución e incluso varios activistas han sido detenidos por pedir el "no".

El ex viceprimer ministro apuntó que algunos tailandeses quizá crean que la aprobación de la nueva Carta Magna sea un paso hacia las elecciones y la democracia, pero advirtió de que el referéndum "no será libre y justo".

A su parecer, las autoridades militares deberían sentarse en "situación de igualdad" con activistas y políticos para buscar una solución a la crisis tailandesa y la "reconciliación" nacional.

Sin embargo, -apostilló- la junta militar se dedica a detener a cualquier voz disidente y a censurar a los partidos políticos.

Tras la asonada de 2014, Chaturon, entonces ministro de Educación, fue el único miembro del Gobierno de Yingluck que desafió las órdenes de los militares de acudir a un cuartel de la capital para comparecer ante los golpistas.

El exministro fue detenido por militares durante una conferencia en el Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia en Bangkok y pasó diez días en la cárcel, de la que fue liberado con cargos.

El próximo 25 de agosto, el político deberá comparecer ante un tribunal militar acusado de desacato y por un delito informático, que suman una posible condena de hasta 13 años de prisión.

"Me pidieron que dejara de expresar mi opinión política, yo me negué", subrayó Chaturon, que fue viceprimer ministro entre 2003 y 2005 en el Gobierno de Thaksin Shinawatra.

Las autoridades también le revocaron el pasaporte para evitar que pudiera salir del país y le congelaron las cuentas bancarias, a las que aún no tiene acceso.

"Ahora puedo vivir gracias a la ayuda de mi familia y amigos", lamentó.

La crisis tailandesa se remonta al golpe militar en 2006 contra Thaksin, un excoronel de la Policía y rico empresario que se ganó el apoyo de gran parte de la población rural y del proletariado con políticas populares como la sanidad universal.

En 2008, Thaksin, que vive en el exilio, fue condenado en rebeldía a dos años de cárcel por un caso de corrupción.

Su hermana Yingluck ganó las elecciones en 2011, pero fue obligada a dimitir por el Tribunal Constitución en mayo de 2014, que la declaró culpable de abuso de poder, en medio de unas protestas antigubernamentales.

Una semana más tarde, Prayut, entonces jefe del Ejército, tomó el poder en una asonada con la excusa de acabar con los enfrentamientos políticos y reformar el país para acabar con la corrupción.

La junta militar ha prometido al celebración de elecciones después de que se apruebe la Constitución, que ha sido redactada por un comité nombrado a dedo por la jerarquía castrense.

Tailandia ha vivido 19 intentonas golpista, 12 de ellas con éxito, desde el fin de la monarquía absoluta en 1932.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha