eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La familia de Meredith Kercher dice que las condenas no son la palabra final

- PUBLICIDAD -
Confiscan el pasaporte italiano a Sollecito, condenado por el asesinato de la joven británica

Confiscan el pasaporte italiano a Sollecito, condenado por el asesinato de la joven británica

La familia de la joven británica Meredith Kercher, asesinada en Italia en el año 2007, valoró hoy la sentencia dictada ayer contra los acusados Amanda Knox y Rafaelle Sollecito como "un paso adelante" pero no como "la palabra final" y, a pesar de las condenas, indicó que no viven un momento de felicidad.

En una rueda de prensa ofrecida hoy en Florencia, los hermanos de Meredith, Stephanie y Lyle, mostraron su desazón por la posibilidad de un nuevo recurso contra la condena y afirmaron que se niegan a establecer contacto con Amanda Knox, quien se lo había pedido a través de una carta.

"No podemos hablar de felicidad, no es el momento de la felicidad", declaró el joven Lyle Kercher, quien afirmó que la sentencia es "un paso adelante" pero matizó que para "la palabra final deberemos esperar todavía un tiempo", en referencia al anuncio de la defensa de presentar un recurso ante el Tribunal Supremo italiano.

Lyle lamentó la dilatación del proceso, el cual, según los expertos, con este recurso podría prolongarse alrededor de un año más, y afirmó que "estos siete años han sido difíciles y muy dolorosos".

Su hermana, Stephanie, calificó la condena como "un paso más hacia la verdad y la justicia" aunque lamentó que "nadie traerá ya de vuelta a Meredith".

Stephanie reconoció que "puede ser que nunca jamás sepamos qué sucedió realmente aquella noche (...) Lo mejor que podemos hacer es poner fin a este pleito, así todos podremos seguir hacia delante con nuestras vidas", dijo.

Con respecto al intento de contacto de Knox con la familia a través de una carta, Stephanie afirmó que no tienen intención ninguna de mantenerlo con quien fuera la amiga de su hermana.

"No la he visto, me han dicho que hay (una carta) pero no quiero leerla, no tengo esa necesidad", explicó Stephanie sobre la misiva.

Encontrarse con Amanda "será difícil, no tanto por la condena sino por tantas cosas que han sucedido. Quizás no podamos hacerlo jamás", zanjó Stephanie.

Los hermanos Kercher no quisieron valorar el supuesto intento de fuga de Rafaelle Sollecito y dejaron en manos de su abogado el asunto de la extradición de Knox desde Estados Unidos.

"Hay poco que decir, lo ha parado la policía, no se ha escapado", se limitó a valorar Lyle.

Según nuevos datos que se han ido conociendo a lo largo de esta mañana, Rafaelle Sollecito viajaba en el coche del padre de su novia y ésta le acompañaba en un hotel de la ciudad de Udine (noreste de Italia, cerca de la frontera con Austria y Eslovenia).

Sollecito declaró a la policía italiana que había dado "una vuelta" por Austria para después entrar en Italia mientras que su abogado, Luca Maori, aseguró a los medios que su cliente no tenía ninguna intención de fugarse y que sólo quiso reunirse con su novia porque se encontraba "estresado" ante su nueva situación judicial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha