eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La familia de la retenida en Turquía espera con calma porque "lo peor ha pasado"

- PUBLICIDAD -

La familia de la joven hispano-argentina María Jimena Rico, vecina de Torrox (Málaga), que fue localizada ayer en Estambul tras varios días desaparecida junto a su pareja egipcia, ha afirmado hoy que la esperan "con calma, porque lo peor ya ha pasado".

La hermana, María del Valle Rico, ha explicado a Efe que esta mañana tuvo el último contacto con autoridades diplomáticas españolas, que le indicaron que el cónsul en Estambul se había personado en el centro en el que está retenida la joven para llevar a cabo los trámites que permitan su salida de ese país.

Ha indicado que pese a no haber podido contactar hoy con su hermana, ya que su teléfono "o no está operativo o se lo han retirado", la familia lleva "bien" la situación después de todo lo que han pasado.

"Estos días atrás pensábamos que la podíamos encontrar sin vida, y nos gustaría que estuviese cuanto antes con nosotros, pero si ahora tienen que ser minutos, horas o días, no nos importa, porque esto no es nada si lo comparamos con lo que hemos soportado", ha argumentado.

Ha indicado que continúan sin saber el destino al que será deportada su hermana, pese a que el ministro de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, ha afirmado hoy que se trabaja para que pueda regresar a Londres, donde tiene su residencia.

"Cuando pude hablar ayer con ella me dijo que quería volver a España y eso es lo que queremos nosotros, pero aún no sabemos nada", ha precisado.

La familia de la joven había pedido ayuda a las autoridades españolas para localizar a su hija, de 28 años, y de la que no sabían nada desde el pasado lunes.

La pareja intentó volar la semana pasada desde Dubái (Emiratos Árabes Unidos), donde residen los padres de la egipcia Shaza Ismail, a Londres, con escala en Tiflis (Georgia).

Al parecer, el padre de Ismail las había denunciado ante las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos por su relación homosexual.

Cuando querían seguir su viaje a Londres fueron interceptadas en el aeropuerto de Tiflis por el padre de Ismail, junto a una abogada, para impedir que su hija saliera de Georgia.

En un altercado el padre destruyó el pasaporte de Rico pero las dos jóvenes lograron escapar.

Según explicó este jueves una amiga de la joven, las dos lograron cruzar a pie la frontera hacia Turquía, desde donde tomaron un autobús hasta Samsun, una ciudad en la costa del Mar Negro, donde fueron detenidas por la Policía turca por entrar sin documentación al país.

Tras doce horas de detención fueron puestas en libertad y viajaron en autobús hasta Estambul, donde fueron detenidas de nuevo por la policía turca y permanecen en un centro de deportación.

Después de más de 48 horas incomunicada, la joven española pudo finalmente hablar ayer por teléfono con su familia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha