eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La finalista premio Sájarov acusa a las empresas de la UE de violar los derechos en Guatemala

- PUBLICIDAD -
La finalista premio Sájarov acusa a las empresas de la UE de violar los derechos en Guatemala

La finalista premio Sájarov acusa a las empresas de la UE de violar los derechos en Guatemala

La activista maya guatemalteca exiliada en España Aura Lolita Chávez, finalista del Premio Sájarov que entrega el Parlamento Europeo, ha pedido ayuda a esa institución para que garantice que las empresas europeas que actúan en su país "respeten los derechos humanos".

"Tenemos derecho a la vida, al agua y a la tierra", reivindicó Chávez en una entrevista a Efe en la que denunció que las multinacionales presentes en Guatemala "perpetran asesinatos y torturas contra quienes alzan la voz contra ella", una situación en la que cree que la Unión Europea (UE) "tiene una responsabilidad".

La propia activista, que esta semana viajó a Estrasburgo (Francia) con motivo de la entrega del premio Sajárov, ha sido víctima de tres intentos de asesinato y a día de hoy se encuentra en el País Vasco en el marco de un programa de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque ya está elaborando su plan de retorno.

"Regresar a Guatemala puede llevarme a la cárcel o al cementerio, pero espero que las medidas cautelares del CIDH lo eviten", aseguró Lolita, que entiende que, de sucederle algo, "sería culpa del Estado de Guatemala, de las empresas y, si no hace nada, de la UE"

Aunque el foco principal de las críticas de la finalista del Premio Sájarov son las transnacionales "depredadoras", también denunció la "complicidad" de Guatemala, un Estado "racista, excluyente y entreguista".

"Las mafias corporativas están vinculadas con estructuras paramilitares y de sicariato", explicó la activista maya, que entiende que la problemática que afecta a su país "es muy similar a la de Colombia o México".

A pesar de que Guatemala cuenta con un sistema de áreas protegidas para proteger sus recursos naturales, Chávez denunció que esta legislación es ineficaz y "se abren igualmente las puertas al saqueo y el despojo por parte las transnacionales" sin consultárselo a los pueblos originarios.

La activista también lamentó que el complejo hidroeléctrico Renace, de la empresa española ACS, haya afectado a los 29.000 indígenas que habitan en las inmediaciones del río Cahabón, "cuyo caudal disminuye cada día".

"Las corporaciones se interesan por el dinero, no por la vida", afirmó la finalista del Premio Sájarov, que llamó a los pueblos del mundo "a atreverse a decirles que no", ya que "tienen sus manos manchadas de sangre".

Chávez recordó también a Berta Cáceres, la ambientalista hondureña cuyo asesinato en 2016 tuvo una gran repercusión internacional, y sentenció que su muerte "no fue capaz de terminar con la expresiones de su pueblo", como augura que tampoco sucederá en Guatemala.

El viaje de Aura Lolita Chávez a Estrasburgo no estuvo exento de polémica: cuando llegó desde Madrid acompañada de su hijo de diez años ataviada con sus vestimentas indígenas, la policía francesa la retuvo y revisó su equipaje, un trato "indignante" que achacó al racismo.

"No he venido a Europa a esto", aseguró la activista, que confió en que su presencia en la Eurocámara contribuya a que se escuchen su voz "y la de otras defensoras de los derechos humanos".

Aunque Chávez celebró que en Parlamento Europeo "hay fuerzas que luchan contra el capitalismo, el racismo y el machismo", también criticó que hay expresiones "neoliberales y de derecha extrema que hacen lobby a favor de las transnacionales y las oligarquías".

La líder maya fue propuesta como candidata para recibir el Premio Sájarov por el eurodiputado de Equo Florent Marcellesi, aunque finalmente fue la oposición venezolana la que obtuvo el galardón.

Durante la ceremonia de entrega, la activista guatemalteca exhibió un cartel llamando a la UE a actuar "frente a las transnacionales que violan los derechos humanos" en Abya Yala, uno de los nombres con el que los indígenas denominaban en alguna de sus lenguas a la actual América antes de la llegada de los españoles.

Mientras que los europarlamentarios de Podemos permanecieron en el hemiciclo mostrando ese mismo cartel, hasta veinte integrantes del grupo de la Izquierda Unitaria europea -incluidos los cinco de Izquierda Unida- abandonaron la sala en protesta por la concesión del premio a la oposición venezolana.

Chávez concluyó su visita a Estrasburgo ofreciendo una rueda de prensa en la que presentó un documento denunciando una vez más que la mayoría de las multinacionales europeas "vulneran los derechos humanos" y que la UE tendría que hacer aportaciones positivas "para pasar a ser parte de la solución".

Mientras espera esta reacción, la activista prepara desde el País Vasco su regreso a Guatemala "para seguir defendiendo la Tierra y la Vida".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha