eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El futuro del legado del Marqués de Valdecilla

- PUBLICIDAD -
El futuro del legado del Marqués de Valdecilla

El futuro del legado del Marqués de Valdecilla

El hospital cántabro de Valdecilla sella hoy el principio del fin de su particular odisea: la culminación de la reforma integral del centro, iniciada hace catorce años, y que el Gobierno regional va a cerrar mediante una fórmula no ajena a la polémica: la colaboración público-privada.

El emblemático Hospital Universitario Marqués de Valdecilla afronta desde hoy una nueva fase: la unión del sector público y privado para terminar unas obras dilatadas en el tiempo, que en Cantabria han llenado páginas de periódicos y muchos minutos de informativos.

El principal caballo de batalla esgrimido no sólo por la oposición -el PSOE ha recurrido las obras, para las que pide su paralización cautelar-, sino también por sindicatos y plataformas ciudadanas, es la denuncia de que este contrato supondrá una "privatización" de servicios.

Esa advertencia se sustenta en los doce servicios no sanitarios que se incluyen en el contrato para que en adelante los presten las adjudicatarias.

Pero antes de esta 'refriega' la situación de Valdecilla ya había provocado agrias polémicas en la política regional, y todos los partidos se han alzado en distintos momentos para abanderar la reforma del hospital.

Y es que pocos dudan del aprecio que los cántabros tienen por Valdecilla, pues no en vano este hospital aparece recogido en el Estatuto de Autonomía de la comunidad autónoma como centro de referencia nacional.

Pero ha llovido mucho desde la aprobación del Estatuto cántabro en 1981, y en el caso de Valdecilla su biografía ha dado para mucho desde sus primeros momentos como la Casa de Salud que creó el benefactor Ramón Pelayo (Marqués de Valdecilla).

La apuesta por la docencia es uno de los pilares del centro, que por ejemplo acoge cada año alrededor de un centenar de MIR y cuenta con el Hospital Virtual Valdecilla, que emplea técnicas de simulación clínica para entrenar a profesionales.

Valdecilla quiere mantenerse como referencia, en docencia y también en el ámbito investigador y asistencial.

En investigación, la gran baza es el Instituto para la Formación y la Investigación Marqués de Valdecilla (Ifimav), un órgano con el que se quiere estar en la elite de la investigación biomédica.

Y en el nivel asistencial las cifras de Valdecilla hablan por sí solas, con cerca de 550.000 consultas externas anuales, 180.000 urgencias, 35.000 ingresos hospitalarios y 21.000 intervenciones quirúrgicas.

Pero la historia del centro también tiene sombras, como el derrumbe del 2 de noviembre de 1999, un hecho que sobrecogió a Cantabria y que provocó la muerte de cuatro trabajadores del centro. También supuso el origen de un Plan Director para la gran obra que ahora se quiere culminar.

Pero lejos de marchar al ritmo deseado, la remodelación de Valdecilla ha pasado por épocas de ralentización y, poco más o menos, de parón.

Con todo, por fin en los últimos Presupuestos Generales del Estado para 2014, una buena noticia: la partida de 28 millones para las obras del hospital, que acabará en un convenio de financiación por el Estado.

La fecha del 14 de enero de 2014 aspira a quedar también marcada para Valdecilla: esta vez por la firma del contrato para acabar las obras.

La fórmula elegida es pionera, pues se trata del primer contrato en España suscrito para asumir una obra y servicios no sanitarios mediante diálogo competitivo.

El presidente regional, Ignacio Diego (PP), ha considerado que el de hoy es un día "muy importante" porque "se abre la puerta" a la conclusión de las obras.

El horizonte que se ha dado es mediados de 2015: entonces se verá si las aspiraciones de la sociedad cántabra se ven colmadas.

Por Pilar Palazuelos

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha