eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dos "grapo" a juicio el día 20, clave para el hallazgo del cuerpo de Cordón

- PUBLICIDAD -
Dos "grapo" a juicio el día 20, clave para el hallazgo del cuerpo de Cordón

Dos "grapo" a juicio el día 20, clave para el hallazgo del cuerpo de Cordón

El día 20 comienza el juicio contra los "grapo" José Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez Méndez, que se enfrentan a 37 años y 10 meses de cárcel por el secuestro y muerte de Publio Cordón y cuyos testimonios podrían ser claves para el hallazgo del cuerpo del empresario aragonés.

Un juicio que tendrá lugar en la Audiencia Nacional, previsiblemente en una sola jornada, y en el que la Fiscalía solicitará esa pena por unos hechos que ocurrieron hace más de 22 años y por los que están ya condenados otros cuatro miembros de la banda terrorista PCE(r)-GRAPO.

Con la vista oral se cerrarán años de investigaciones que han permitido a la Guardia Civil esclarecer el caso y a los jueces enviar a prisión a los autores.

Sin embargo, y pese a las sucesivas e intensas búsquedas de la Guardia Civil, que ha utilizado los métodos más sofisticados, el cuerpo del empresario aún no ha sido hallado.

Encontrarlo es el empeño de los investigadores y el deseo de la familia de la víctima, que vería aliviado un sufrimiento que lleva padeciendo desde hace más de dos décadas.

Y para ello podría ser clave el testimonio de los dos acusados y, especialmente, el de Teijelo, toda vez que pudo ser él quien señaló sobre un plano el Mont Ventoux francés como el lugar para trasladar el cuerpo del empresario y enterrarlo, según explicó al juez el "exgrapo" Fernando Silva Sande, uno de los condenados por el caso.

De todos modos, Teijelo no ha dado fe, ni judicial ni policialmente, del paradero del cuerpo, pero aún tiene la oportunidad de hacerlo en el juicio. Tampoco lo ha hecho María Victoria Gómez, ambos acusados de deshacerse del cadáver.

Su colaboración en la vista les podría beneficiar a la hora de la condena, ya que si fueran capaces de señalar el lugar donde enterraron a Cordón, el hallazgo del cuerpo y su posterior necropsia podrían determinar si finalmente el empresario murió de forma fortuita o recibió algún disparo. Marcaría la diferencia en la calificación de homicidio o asesinato.

En cualquier caso, de momento el fiscal acusa a los dos "grapo" que se sentarán en el banquillo de secuestro -pide 17 años y 4 meses de cárcel para cada uno por este delito-, de homicidio por omisión -20 años de prisión- y de estafa -seis meses-.

Dos nuevas pruebas indubitadas, según los investigadores y el fiscal, han sido esenciales para cerrar las pesquisas del caso y servirán de garantía en el juicio.

Se trata de la constatación por parte de los laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil de que las muescas y números hallados en la jamba del armario de la casa de Lyon (Francia) donde estuvo recluido Cordón se corresponden con la caligrafía de la víctima.

Otra de las pruebas indubitadas es el ADN de María Victoria Gómez hallado en alguna de las cartas que "como prueba de vida", según relata el fiscal en su escrito de conclusiones, permitió el comando escribir a Publio Cordón para, una vez fiscalizadas y censuradas, enviarlas a la familia.

Fue a las 7.30 horas del 27 de junio de 1995 cuando tres terroristas, entre ellos Silva Sande, secuestraron al empresario en Zaragoza mientras hacía deporte cerca de su vivienda. Tras llevarle a un polígono industrial en un coche, le metieron en otro vehículo y le trasladaron hasta Lyon.

Ya en esta ciudad francesa, Teijelo y Gómez guiaron al comando hasta un apartamento para después, de madrugada, trasladar al secuestrado a una casa del barrio de Bron, que había sido alquilada por los dos acusados tras presentarse a la propietaria como profesores españoles de francés.

Un armario empotrado de 1,71 metros de largo por 1,21 de ancho de la buhardilla de la casa sirvió para mantener encerrado a Publio Cordón, quien tras tres semanas de cautiverio consiguió salir y trató de huir por una de las ventanas. Fue sorprendido, cayó al vacío y resultó herido.

Gómez y Teijelo, según relata el fiscal, recogieron a la víctima, que aún vivía. Pero no le llevaron a ningún centro médico y se comunicaron con la dirección del GRAPO para recibir instrucciones. Mientras las esperaba, Cordón falleció.

La dirección del GRAPO no quería que se conociera el óbito para poder cobrar el rescate de 400 millones de pesetas que habían exigido a la familia y ordenó a los dos acusados y a Silva Sande que ocultaran el cadáver, lo que hicieron en un agujero excavado en el Mont Ventoux.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha