eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El fiscal turco cesado tras investigar la corrupción denuncia amenazas de Erdogan

- PUBLICIDAD -
El fiscal turco cesado tras investigar la corrupción denuncia amenazas de Erdogan

El fiscal turco cesado tras investigar la corrupción denuncia amenazas de Erdogan

Uno de los fiscales turcos que lideró, antes de ser relevado, la investigación del caso de corrupción que asedia al Gobierno turco, ha asegurado que recibió amenazas del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, quién calificó esas acusaciones de "calumnias".

El fiscal turco Zekeriya Öz aseguró que dos antiguos altos cargos de la Judicatura le hicieron llegar un mensaje de Erdogan en el que le advertía que saldría mal parado si no detenía sus investigaciones, según un comunicado del jurista difundido hoy por los medios turcos.

"Esas dos personas que conocí en un hotel en Bursa (Turquía occidental) me dijeron que el primer ministro estaba enfadado conmigo, que debía escribir una carta pidiendo disculpas y detener la investigación de inmediato, o saldría perjudicado", indicó.

Öz, considerado en Turquía durante años como el "Di Pietro turco", en referencia al famoso fiscal antimafia italiano, ha sido destituido recientemente como vicefiscal jefe de Estambul y relegado a un puesto de escasa relevancia, y además, se abrió una investigación interna contra él.

El fiscal aseguró en el comunicado que trasladó a esos dos emisarios que lo peor que le podía pasar era la muerte y no la temía.

Erdogan, de gira en Asia, ha señalado en un comunicado que "las declaraciones de Zekeriya Öz no son más que mentiras y calumnias", y ha negado de forma clara haber enviado a ningún emisario con amenazas.

Desde que la Fiscalía de Estambul ordenase la detención a mediados de diciembre de importantes personalidades vinculadas al partido islamista en el Gobierno acusadas de corrupción y soborno, más de 1.700 policías, entre ellos casi un centenar de altos mandos, y varios fiscales, han sido cesados, relevados o cambiados de destino.

Las detenciones de diciembre por una trama que amañaba, entre otras cosas, concursos de obra pública, forzaron una amplia remodelación, con cuatro dimisiones, del Gobierno que lidera Erdogan desde 2002.

Gran parte de los analistas coinciden en que lo que sucede en Turquía es un pulso entre Erdogan y los seguidores del predicador islámico Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, que ha pasado en pocos meses de estrecho aliado del Gobierno a su principal enemigo.

Los seguidores de Gülen son especialmente influyentes en la Judicatura y la Policía, y son justamente esos miembros los que han sido el objetivo de las recientes depuraciones.

Erdogan aseguró la semana pasada, en referencia a Öz, que un fiscal había viajado 22 veces al exterior, una actividad que le pareció extraña, y medios cercanos al Gobierno le acusaron de que un reciente desplazamiento a Dubai fue sufragado por una importante empresa constructora, algo que el jurista niega.

Varios responsables del Gobierno han propuesto que el máximo órgano judicial turco, el Consejo Supremo de Jueces y Fiscales, sea reformado para reforzar la autoridad del Ministerio de Justicia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha