eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El islamista Benkirán lleva dos meses sin poder formar Gobierno en Marruecos

- PUBLICIDAD -
El islamista Benkirán lleva dos meses sin poder formar Gobierno en Marruecos

El islamista Benkirán lleva dos meses sin poder formar Gobierno en Marruecos

El presidente electo del Gobierno marroquí, el islamista Abdelilah Benkirán, lleva ya dos meses, desde su nombramiento por el rey Mohamed VI, sin poder conseguir la mayoría parlamentaria que le permita formar el nuevo gobierno.

Tras el anuncio de la victoria de su Partido Justicia y Desarrollo (PJD, liderado por Benkirán) en las elecciones legislativas del pasado 7 de octubre, el rey Mohamed VI encargó al líder islamista, como dirigente de la formación más votada, formar un nuevo Ejecutivo, tal como estipula la Constitución marroquí.

Aunque parecía en un primer momento que Benkirán no tendría problemas para sumar apoyos parlamentarios hasta lograr los 198 escaños (la mitad más uno de la Cámara), pronto quedó en evidencia que el Reagrupamiento Nacional de Independientes, pese a quedar cuarto en las elecciones con solo 37 escaños (sobre 395) se estaba convirtiendo en el principal escollo.

"Si resumimos lo sucedido, la razón del atasco actual es que el RNI condiciona su apoyo al Gobierno a que excluyamos al Partido Istiqlal (PI) del nuevo gabinete", dijo a Efe Abdelali Hamiedín, uno de los ideólogos del PJD.

El político islamista, que calificó las exigencias del RNI de "inaceptables e incomprensibles", explicó que Benkirán afronta "dificultades políticas que requieren concesiones y consenso" si se quieren evitar nuevos comicios.

"La pelota está en el campo del resto de los partidos y no en el del PJD (que logró 125 escaños), pero si Benkirán estima que es imposible formar el gobierno, recurrirá al rey para disolver el Parlamento y repetir las elecciones, como única vía constitucional", agregó Hamiedín.

El analista y experto constitucional Ahmed al Buz explicó a Efe que las dificultades que afronta el proceso de la formación del ejecutivo "no tienen precedentes" en la historia política de Marruecos, y apoyó a la teoría de Hamiedín sobre la necesidad de un consenso político para sacar al país del bloqueo actual.

Agregó que Benkirán no quiere aceptar concesiones ante el RNI porque teme que el próximo gobierno tenga dos cabezas (la del PJD y la del RNI), y mostró su sorpresa porque este partido, cercano a la administración, actúe como si fuera el ganador de las elecciones.

Según un estudio reciente del Real Instituto Elcano de España, los resultados de las negociaciones para la formación del gobierno constituirán un ejercicio para calibrar la correlación de fuerzas entre el PJD y la Monarquía, que intenta, según el escrito, mantener su influencia en el gabinete a través de la participación en el mismo de un bloque de partidos "administrativos" o dependientes de la corona, como es el caso del RNI.

En una entrevista con Efe, el dirigente en el PJD Abdelaziz Aftati explicó que los problemas a los que se enfrenta la formación del gobierno son obstáculos creados de forma intencionada por el "estado profundo" para frenar el cambio democrático en el país.

Una gran parte de la clase política y de la opinión pública en Marruecos piensa que partes cercanas a Palacio, a las que hace referencia la expresión "estado profundo", intentan establecer un control vertical sobre la escena política y evitar que las elecciones libres sean las que determinen el poder ejecutivo.

El politólogo Al Buz aseguró que partes del Estado presionan a Benkirán para que forme el nuevo gabinete desde una posición de debilidad, para que así no disponga de gran libertad de maniobra, tal como sucedió en su primer mandato (2011-2016).

Benkirán, con sus 125 escaños, solo ha conseguido una mayoría relativa de 183 escaños tras obtener el apoyo del Partido Progreso y Socialismo (PPS, 15 escaños) y de la formación nacionalista Al Istiqlal (PI, 46 escaños).

Para llegar a los 198 escaños de la mayoría absoluta, el PJD necesita el apoyo de algún otro partido, y es aquí donde el RNI, dirigido por el millonario Aziz Ajanuch (amigo personal del rey Mohamed VI), está demostrando tener una gran influencia para bloquear o favorecer esas negociaciones, que va mucho más allá de sus 37 escaños.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha