eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El jefe de uno de los detenidos por yihadismo, convencido de que hay un error

- PUBLICIDAD -

Eugenio González, propietario de la empresa siderúrgica en la que trabajaba M.C.P., detenido hoy en Zumarraga (Gipuzkoa) por su presunta vinculación con Dáesh (Estado Islámico), está convencido de que el arresto "es una equivocación".

M.C.P., de 32 años y vecino de Zumarraga, ha sido detenido por la Policía Nacional tras abandonar esta mañana su puesto de trabajo, mientras que el marroquí M.M., de 24 años ha sido arrestado en la cárcel donostiarra.

La Policía considera que M.M. lideraba y dirigía reuniones de adoctrinamiento y propaganda relacionada con el Estado Islámico y considera que en ese proceso de radicalización ya estaba inmerso M.C.P.

Al parecer, ambos aprovechaban los permisos penitenciarios para, ya en la calle, intercambiar contenidos de propaganda, adoctrinamiento y enaltecimiento de las actividades del Estado Islámico.

Eugenio González dirige la empresa Met-Meka de Zumarraga, un taller siderúrgico en el que trabajan 13 personas y que, hace algo más de un año, decidió dar una oportunidad a M.C.P., un joven natural de esta localidad guipuzcoana preso en la cárcel de Martutene.

Gracias al empleo en esta empresa, el arrestado disfrutaba de un permiso de trabajo y dormía todos los días en el penal donostiarra, aunque González asegura que pronto iban a concederle el tercer grado penitenciario.

"Me parece ciencia ficción, sigo pensando que es una equivocación", ha declarado a EFE en una conversación telefónica el propietario del taller, quien define al detenido como una persona "súper respetuosa, dispuesta y trabajadora", que nunca había tenido ningún conflicto con sus compañeros.

El propietario de la empresa, que acababa de renovar por un año al detenido, ha explicado que durante el tiempo que ha trabajado allí no ha dado ninguna señal de que pudiera estar relacionado de alguna manera con el islamismo radical.

"No salgo de mi asombro, sigo pensando que es una equivocación", insiste el dueño de la empresa, quien cree que "algo así se tendría que notar" y, sin embargo, nadie detectó ningún comportamiento extraño en M.C.P.

Tampoco entiende cómo ni cuando podía desarrollar el arrestado las actividades que le atribuye la Policía Nacional, ya que trabajaba en el taller como soldador de 8.00 a 16.00 horas y dormía todos los días en la cárcel. "Creo que no le daba la vida para tanto", sostiene González, quien recuerda que el acusado tenía gran afición por pasear los fines de semana por el monte y recoger setas.

"No me cuadra, no lo veo por ningún lado", reitera González, quien explica que M.C.P. es natural de Zumarraga, no está casado ni tiene hijos y pertenece a una familia del pueblo.

El propietario de la empresa ha comentado que el padre del arrestado está "destrozado" porque tampoco entiende qué relación puede tener su hijo con el terrorismo yihadista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha