eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los jóvenes británicos quieren que la UE sea parte de su futuro

- PUBLICIDAD -
Los jóvenes británicos quieren que la UE sea parte de su futuro

Los jóvenes británicos quieren que la UE sea parte de su futuro

El 75% de los británicos entre 18 y 24 años votaron en el referéndum por permanecer en la Unión Europea (UE) y ahora reprochan a sus mayores el haber decidido sobre su futuro.

En contraposición, el 61% de los mayores de 65 años decidieron salir del bloque comunitario, según los sondeos de YouGov, lo que crea una franja generacional en la sociedad británica.

Durante el referéndum no se registró la edad de los votantes, pero un estudio realizado por el diario "The Guardian" señaló que en las zonas urbanas, donde la media de edad se aproxima a los 35 años, los resultados muestran un apoyo elevado a permanecer en la UE.

Un 60% (2,26 millones de personas) votaron por permanecer en el club de los Veintiocho en los 33 distritos de la capital. El municipio londinense con más papeletas a favor de quedarse en la Unión fue Lambeth, con el 78.62%, donde la media es de 31 años.

Lo mismo pasó en las zonas universitarias de Oxford y Cambridge, que apoyaron no salir de la UE con el 70,27% y 73,85% de los votos, respectivamente.

Asimismo, el estudio del periódico británico apuntó que los datos demográficos revelan que en las áreas que se inclinaron por permanecer hay más personas con estudios universitarios.

Esta información la ratifica la encuesta de YouGov que, por su parte, desveló que entre la gente con título universitario preguntada el 71% votó por permanecer frente al 29% que apostó por el "brexit".

Desde que se hicieron públicos los resultados del plebiscito se producen manifestaciones y concentraciones espontáneas, en su mayoría lideradas por jóvenes, para mostrar el descontento de algunos británicos con la salida del Reino Unido de la UE.

Ejemplo de ello es la protesta pacífica que se hizo a la salida de la universidad pública Royal College of Art, ubicada en South Kensington, una área londinense de gran importancia cultural y científica.

En ella, jóvenes miembros del sindicato de estudiantes repartieron lazos hechos con una cinta azul y otra amarilla a los alumnos de la zona, los colores de la bandera europea.

"Es nuestra manera de decir que queremos que algunas ideas sean escuchadas y que formen parte de este debate", explicó a Efe Tom Parck, un alumno de 28 años que entregaba estos broches proeuropeos.

"Este lazo representa la unidad de las personas", apostilló el joven británico que se mostró preocupado por "la xenofobia que ha emergido durante las últimas dos semanas en el país".

James Anderson, un estudiante de Comunicación, comentó que él apoya la idea de hacer un segundo referéndum, "aunque deje en entredicho lo que la democracia ha decidido", pues la diferencia la marcaron solo 1,2 millones de votos.

"Además algunas personas no sabían para qué votaban", defendió Anderson basándose en el hecho de que la segunda búsqueda más popular en Google después de saber el resultado del plebiscito fue "¿Qué es la Unión Europea?".

Por su parte, Franca Johnson, una muchacha que acababa de volver de un proyecto de desarrollo internacional en Honduras, opinó que la brecha generacional se basa en que "la gente mayor tiene una nostalgia por las cosas como estaban antes.".

"Creo que ha sido más un voto de protesta", arguyó, y defendió que votando el "brexit" la gente quería expresar "su ira hacia el Gobierno, no hacia la UE".

Sin embargo, hay gente que defiende que la juventud británica está frustrada con el 'brexit' pero se les reprocha que muchos de ellos no ejercieron su derecho al voto.

Ya que el referéndum coincidió con los exámenes finales, el inicio de las vacaciones universitarias y el festival de Glastonbury, al que asistieron 180.000 personas.

Según una encuesta del tabloide británico "The Times", 15.000 jóvenes que pretendían votar por la permanencia de Reino Unido en la UE no lo hicieron por asistir a este festival de música.

Un caso similar fue el de Kate Darling, una liverpudliana que estudia diseño de vehículos en la capital y que no votó porque el 23 de junio su trabajo final se colapsó, por lo que se pasó "todo el día arreglando la maqueta".

"Creo que es injusto que eligieran hacer el referéndum en junio, que es un tiempo muy importante para la juventud en general", defendió Darling, quien, además, opinó que "no hubo suficiente información sobre cómo se podía votar por correo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha