eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La justicia alemana rechaza la demanda de Erdogan contra el grupo editor Springer

- PUBLICIDAD -
La justicia alemana rechaza la demanda de Erdogan contra el grupo editor Springer

La justicia alemana rechaza la demanda de Erdogan contra el grupo editor Springer

La Justicia alemana rechazó hoy, en segunda instancia, la demanda interpuesta por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, contra el jefe del grupo editor Springer, Mathias Döpfner, quien se había solidarizado con un humorista crítico con Ankara.

La Audiencia Territorial de Colonia ratificó así la decisión anteriormente adoptada en primera instancia, tras la demanda interpuesta por el procedimiento de urgencia contra el grupo editor del popular diario "Bild", el más leído de Europa.

Döpfner había tomado públicamente partido a favor del humorista Jan Böhmermann, contra el que Erdogan había presentó una demanda por injurias a un jefe de Estado extranjero después de que recitara un poema satírico en la televisión pública alemana ZDF.

En una carta abierta, Dörfner expresó al cómico su pleno apoyo y se solidarizó con éste frente a cualquier problema jurídico que le planteara el poema, en que entre otros términos aplicaba a Erdogan el de "follacabras".

La corte de Colonia estimó que el pronunciamiento del editor de Springer está amparado por el principio de la libertad de prensa y opinión.

El presidente turco reaccionó a la difusión de ese poema, el pasado marzo, con distintas acciones legales, tanto contra el humorista como contra medios como que expresaron su solidaridad.

Una de sus demandas se amparó en el artículo 103 del código penal alemán, que tipifica como delito las injurias contra jefes de Estado extranjeros, y fue cursada tras recibir el visto bueno de la canciller Angela Merkel, preceptivo para este caso.

La jefa del Gobierno alemán le dio luz verde tras días de reflexión y en medio de fuertes tensiones en su gran coalición, ya que sus socios socialdemócratas lo habían rechazado de plano.

La propia canciller apuntó, tras dar su visto bueno, que su gobierno impulsará la abolición del artículo 103, que calificó de anacrónico.

La decisión de Merkel se consideró como una concesión o una capitulación frente a Erdogan, pieza clave para la canciller para frenar la llegada de refugiados a territorio de la UE a través de Grecia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha