eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El ministro de Exteriores omaní asegura que la paz no se puede "forzar" o "imponer"

- PUBLICIDAD -
El ministro de Exteriores omaní asegura que la paz no se puede "forzar" o "imponer"

El ministro de Exteriores omaní asegura que la paz no se puede "forzar" o "imponer"

El ministro de Asuntos Exteriores omaní, Yusef bin Alaui, cuyo país participó en la mediación para el acuerdo nuclear con Irán e intenta mediar en el conflicto yemení, asegura que Omán se mantiene neutral en la actual crisis diplomática del golfo Pérsico porque considera que la paz no se puede "forzar".

En una entrevista con varios medios internacionales en la capital, Mascate, Bin Alaui destaca que su papel es "hacer la paz pero no forzarla, desarrollarla pero no imponerla a los otros", y siempre y cuando esa paz esté al servicio de los intereses nacionales de Omán.

"Hacemos la paz cuando vemos que esa paz sirve a nuestros intereses", remarca el veterano diplomático de barba blanca y gesto serio, con 40 años de experiencia en "este negocio", como él mismo declara.

Para Bin Alaui, lo único que hace la diplomacia omaní es "ayudarse a sí misma a desarrollar su país" y rechaza la etiqueta de "mediador", que considera que no es acertada y los medios de comunicación la usan porque "no encuentran otra palabra".

"Si mi coche se estropea, ¿voy a buscar un mediador para arreglarlo o voy a buscar a personas que ofrecen servicios (de mantenimiento)?", se pregunta el diplomático, quien añade que Omán sólo presta un servicio y "asistencia" a quien la solicite.

Con el mismo ejemplo de un vehículo estropeado, Bin Alaui señala que "hay muchos talleres" para repararlo y los afectados "eligen el que más les interesa" para poner a punto su coche, y no siempre acuden a Mascate.

En el caso de la última crisis entre Catar y los cuatro países que cortaron las relaciones con Doha el pasado junio -Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Baréin-, Omán no ha intercedido de momento, porque no se lo han pedido, según Bin Alaui.

"Son nuestro hermanos, nuestros aliados en el Consejo de Cooperación del Golfo, si ellos deciden que tomemos parte, nos lo pedirán", remacha el titular de Exteriores, que rebaja en todo momento la gravedad de la disputa.

Bin Alaui cree que la crisis se resolverá antes o después y que las dos partes acabarán dialogando "si hay importantes intereses (comunes)".

El diplomático, vestido con la túnica y el turbante bordado tradicionales de Omán, le resta importancia a las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar el acuerdo nuclear con Irán.

"Según lo que sabemos, el acuerdo va a sobrevivir", asegura, aunque al mismo tiempo aclara que Omán no participa en la certificación del acuerdo entre Irán y el grupo 5+1 (EE.UU., Francia, el Reino Unido, China y Rusia más Alemania), después de haber hospedado negociaciones en Mascate en 2014.

"Todo el mundo está de acuerdo con el proceso (de desnuclearización), incluso los americanos", añade Bin Alaui, el cual señala que Trump no es un "dictador" sino que la Administración estadounidense cuenta con instituciones que garantizarán el mantenimiento del pacto.

Del mismo modo, el ministro asegura que en estos momentos Omán no está trabajando en el conflicto yemení porque "no hay un proceso" de paz, tras la última ronda de negociaciones que se celebró en Kuwait en 2016 bajo los auspicios de la ONU.

"Yemen tiene que salir de esta guerra, que es una guerra civil, regional, internacional", señala, aunque matiza que no es una "guerra proxy" (guerra subsidiaria) a través de la coalición liderada por Arabia Saudí, que bombardea el Yemen desde marzo de 2015 y en la que Omán no participa junto a sus vecinos.

Respecto a la guerra en Siria, conflicto en el cual Mascate podría mediar debido a sus buenas relaciones con Irán -aliado del presidente Bachar al Asad-, Bin Alaui se muestra categórico: es necesario mantener la integridad territorial del país, bajo un Gobierno al frente del cual no rechaza que permanezca Al Asad.

El diplomático omaní se reunió a finales de octubre en Damasco con el presidente sirio, pero declara que la clave "está en manos de Rusia y EE.UU.".

"Si hay una forma en la que podamos ayudar, vamos a ayudar, pero por el momento no nos han pedido ayuda", insiste.

Omán ha conseguido en los pasados años mantenerse al margen de los conflictos que arrecian a su alrededor y ha evitado tomar partido.

Su secreto: "No debemos tomar ninguna postura, no estamos involucrados, intentamos ser todo lo neutrales que podemos, y llegará un momento en el cual las partes involucradas en la crisis necesitarán ayuda y ahí es donde empieza nuestro papel".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha