eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El primer ministro australiano defiende su liderazgo ante la división en su partido

- PUBLICIDAD -
El primer ministro australiano defiende su liderazgo ante la división en su partido

El primer ministro australiano defiende su liderazgo ante la división en su partido

El primer ministro australiano, Tony Abbott, defendió hoy su liderazgo después de que diputados de la coalición conservadora que gobierna el país pidieran su dimisión ante la caída de su popularidad en las encuestas.

En declaraciones a Radio Macquire, Abbott aseguró que el partido "es robusto" e instó a sus colegas a "dejar de mirarse el ombligo" después de que el expresidente del gobierno del estado de Victoria, el liberal Jeff Kennet, calificara su liderazgo como "terminal".

Kennet, que pidió destituir a Abbott "lo más pronto posible" para evitar el riesgo de destruir el gobierno de la coalición, fue secundado anoche por otros tres diputados liberales que también pidieron su dimisión.

Dos de ellos aseguraron que el ministro de Comunicaciones, Malcolm Turnbull, les llamó para obtener su respaldo ante una eventual moción de confianza contra Abbott para renovar el liderazgo del partido, lo que ha sido negado por un portavoz ministerial, según la cadena ABC.

La ministra de Exteriores, Julie Bishop, no descartó presentarse si hay una votación para elegir un nuevo líder del partido después de que, según la prensa local, le negara a Abbott el compromiso de no disputarle el cargo y defender lo contrario en un comunicado posterior.

El senador por el estado de Queensland Ian Macdonald pidió a sus colegas de partido que se evite someter a votación el liderazgo de Abbott, al asegurar que este no es "el camino de los liberales", en alusión a la crisis del anterior gobierno laborista.

El antiguo primer ministro laborista, Kevin Rudd, perdió el cargo y el liderazgo del partido en 2010 ante Julia Guillard, a la que respondió con la misma moneda tres años después, justo antes de perder las elecciones ante Abbott en septiembre de 2013.

La derrota el fin de semana de los liberales en Queensland y la controvertida decisión de conceder el título de caballero de Australia al marido de la reina Isabel II han contribuido a hundir Abbott en las encuestas, en las que el rechazo a su gestión alcanza el 67 por ciento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha