eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán en julio para intentar cerrar un documento "común" contra la crisis

Margallo alerta del "renacimiento de movimientos nacionalistas extremos" al igual que "cuando se retrasaron las soluciones" en la crisis del 29

- PUBLICIDAD -
Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán en julio para intentar cerrar un documento "común" contra la crisis

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha anunciado este lunes que los ministros de exteriores de la Unión Europea (UE) prevén reunirse este verano en España para discutir un documento en el que se analizará "qué hay que hacer para salir de la actual recesión económica, volver a crecer y a crear empleo" con el reto de encontrar una postura "común" de los países miembros.

Esta "reflexión conjunta" se acometerá en un encuentro que albergará Palma de Mallorca y que tendrá lugar los próximos días 19 y 20 de julio, según ha avanzado García-Margallo en la capital gallega, donde se ha reunido con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Posteriormente, ambos mandatarios han recibido a una delegación de embajadores de la UE en España.

"Estamos en un momento de reflexión sobre una crisis que ya dura demasiado tiempo", ha señalado el ministro, en declaraciones a los medios a su llegada al Pazo de Raxoi, donde más tarde ha incidido en la importancia del encuentro previsto para julio durante su intervención institucional, en la que ha subrayado que la convocatoria nace "a iniciativa conjunta" de España y Alemania.

Tras encontrarse con su "amigo" Feijóo, uno de los políticos con los que se siente "más compenetrado", Margallo ha defendido la elección de esta jornada, en la que se ha reunido con los embajadores de la UE con los que trabaja "en un clima de franqueza, cordialidad y amistad", para anticipar esta cumbre y ha recordado el discurso del Papa Juan Pablo II que eligió hace 30 años Santiago para enviar un mensaje a Europa sobre la necesidad de "recuperar sus raíces".

"Hace unos días Hollande hacía unas reflexiones muy parecidas y decía que Europa se encuentra en una situación paradójica ya que sigue siendo la primera potencia comercial del mundo, pero parece vivir en un letargo del que le cuesta despertar", ha rememorado el ministro, convencido de que para hablar es importante abordar cuestiones económicas, pero lo "más importante" es "seguir el consejo" de Juan Pablo II y "volver a los principios y valores que la han hecho relevante" en la historia.

FIJAR UNA HOJA DE RUTA "COMÚN"

Así las cosas, ante Feijóo y una veintena de embajadores europeos, Margallo ha defendido que "redescubrir las raíces" de Europa es "importante" para "enfocar" la crisis y la "época de transición" actual que, a su entender, solo se puede comparar en la historia moderna con lo ocurrido en los años 1929 y 1973, con dos escenarios económicos difíciles que conllevaron sendas "revoluciones" en el terreno de las ideas.

Ha aludido a la caída de Lehman Brothers en 2007 y ha asegurado que, a día de hoy, se sabe "qué pasó y por qué pasó". "Pero no compartimos todos las mismas soluciones", ha contrapuesto, para añadir que, precisamente por ello, es importante realizar "una reflexión conjunta" sobre el futuro de Europa, "una reflexión que arranque de su pasado y que recobre los valores a los que se refería Juan Pablo II".

Así las cosas y sin entrar en las "recetas" que plantea el Gobierno español, que ha dado por "sobradamente conocidas", ha reivindicado la necesidad de fijar una hoja de ruta conjunta para superar la crisis. Por ello, ha aludido al encuentro de Palma, en el que se intentará elaborar un documento "común" contra la crisis que se ofrecerá posteriormente al resto de instituciones europeas y será presentado en la Eurocámara.

"Es verdad que no todas las posiciones que tenemos sobre cómo salir de la crisis son compartidas por todos los países, hay escuelas diferentes, pero se trata de buscar un denominador común, una reflexión común que sirva para todos los países con el fin de remontar una institución de enorme gravedad desde el punto de vista del empleo y con consecuencias políticas realmente importantes", ha esgrimido.

MOVIMIENTOS NACIONALISTAS "EXTREMOS"

No en vano, García-Margallo ha advertido de que, al igual que "cuando se retrasaron las soluciones" en la crisis del 29, ahora se asiste "al renacimiento de movimientos nacionalistas extremos, xenófobos y particularistas", así como "a una desafección importante" de los ciudadanos en relación al proyecto "común" europeo.

Por ello, el ministro ha finalizado su intervención apelando de nuevo a las palabras de Juan Pablo II, en alusión a la necesidad de que Europa "vuelva a encontrarse a sí misma, avive sus raíces y reviva los valores" que la convirtieron "en una civilización relevante en todo el mundo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha