eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un joven que casi muere en Afganistán recibe la mayor ovación del discurso

- PUBLICIDAD -
Un joven que casi muere en Afganistán recibe la mayor ovación del discurso

Un joven que casi muere en Afganistán recibe la mayor ovación del discurso

El joven militar estadounidense Cory Remsburg, que ha sobrevivido a fuerza de tesón a sus gravísimas heridas en Afganistán, protagonizó el momento más emotivo del discurso del Estado de la Unión, en el que todos los asistentes, incluido el presidente Barack Obama, le aplaudieron puestos en pie durante minutos.

Cory, que escuchó la alocución presidencial sentado en la tribuna a la derecha de la primera dama Michelle Obama, está ciego de un ojo, el cráneo deformado por las múltiples heridas provocadas por una bomba, y sufre una parálisis lateral, lo que le obligó a responder a la calurosa ovación con una sola mano, golpeándola contra el pecho, y visiblemente emocionado.

A lo largo de todo el discurso, el mandatario mencionó a ciudadanos de a pie, por sus nombres y apellidos, todos ellos presentes en el hemiciclo, como ejemplos concretos de heroísmo y superación que han contribuido a construir lo que hoy es Estados Unidos y que pueden servir para mirar a un futuro donde todo sea posible con esfuerzo.

Obama consagró al joven militar, miembro de los "Ranger", la parte final de su alocución, en la que erigió su lucha por sobrevivir y recuperarse como un ejemplo de que "nunca ha sido fácil lograr un país como Estados Unidos".

"Como el ejército que ama, como los Estados Unidos a los que sirve, el Sargento de Primera Clase Cory Remsburg nunca se da por vencido, no tira la toalla", afirmó Obama.

El herido superó un coma, decenas de operaciones quirúrgicas desde que fue herido en 2009, pero nunca se dio por vencido y hoy respondió con sonrisas a los aplausos.

Obama prosiguió: "A veces tropezamos, cometemos errores, nos frustramos o nos desilusionamos. Sin embargo, durante más de dos cientos años, hemos dejado esas cosas a un lado y hemos arrimado el hombro de manera colectiva a favor del progreso".

El presidente, describió acto seguido, cómo es el país que desea para las futuras generaciones: "un país en crecimiento donde abunde el trabajo honesto y las comunidades fuertes, donde la prosperidad sea compartida ampliamente y las oportunidades sean para todos y nos permitan llegar tan lejos como nos lleven nuestro sueños y esfuerzos".

Y concluyó, poniendo fin a una hora y cinco minutos de discurso optimista: "Nada de eso es fácil. Pero si trabajamos juntos, si apelamos a nuestras mejores cualidades, con los pies puestos firmemente en el hoy pero vislumbrando el mañana, sé que está a nuestro alcance. Créanlo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha