eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se multiplican las voces que piden a tuaregs firmar un acuerdo de paz en Mali

- PUBLICIDAD -
Se multiplican las voces que piden a tuaregs firmar un acuerdo de paz en Mali

Se multiplican las voces que piden a tuaregs firmar un acuerdo de paz en Mali

El acuerdo de paz para el norte de Mali, cuya firma está prevista en Bamako para el día 15, pende de un hilo ante los numerosos ataques de los últimos días, que han hecho multiplicar las voces que piden a los separatistas tuaregs que se sumen al pacto.

Anoche, el antiguo primer ministro Hamed Ag Hamani, él mismo tuareg, reivindicó en una entrevista el carácter "arco iris" del país: "En todo el país viven juntos bambaras, senufos, songais, tuaregs y peuls (las principales etnias del país). El problema del norte es geoestratégico y político, alimentado por cierta comunidad internacional".

Ag Hamani se refería a la supuesta connivencia que en Europa, y también en la propia misión de la ONU en Mali (Minusma), se tiene con el separatismo tuareg, y pidió a todos los actores, de dentro y fuera de Mali, "no caer en la trampa de los separatistas".

Los principales grupos tuaregs, que históricamente han basculado entre el autonomismo y el separatismo, han clamado siempre contra la marginación del norte del país, que ellos llaman Azawad, y creen que el acuerdo negociado en Argel y que debe ser firmado en Bamako el 15 de mayo no contiene suficientes garantías de autogobierno.

El domingo, varios líderes religiosos celebraron en Bamako un mitin para hacer un llamamiento conjunto por la paz y en favor del acuerdo.

El presidente del Consejo Supremo Islámico de Mali, Mouhamoud Dicko, fue claro en su mensaje: "Lanzo un llamamiento urgente a nuestros hermanos de la Coordinadora de Movimientos del Azawad (que agrupa a los principales partidos independentistas): deben ser razonables, es la hora del perdón y la reconciliación, porque ya se ha derramado demasiada sangre".

El arzobispo de Bamako, Jean Zerbo, en representación de todas las comunidades cristianas, también llamó a los "hermanos" de las milicias a "embarcarse juntos por la paz y por un Mali unido".

Igual fue el llamamiento de Ousmane Madani Cherif Haidara, un respetado líder musulmán entre los bambaras, que dijo que "siempre será mejor un mal acuerdo que la partición del país" y añadió que en estas horas cruciales "ya no es cuestión de mayorías o de oposición, sino de salvar al país".

Más allá de los grupos religiosos, también la sociedad civil reclama la necesidad de un acuerdo de paz: el presidente del Consejo Nacional de la Juventud, Mohamed Salia Touré, pide el fin de la violencia en el norte de Mali, pero no esconde sus simpatías antiseparatistas.

En su opinión, no debe negociarse de ningún modo la retirada de la ciudad de Ménaka de las tropas de Gatia (milicia tuareg pro Bamako) para entregársela en bandeja al MNLA en lo que sería una especie de "retorno al statu quo".

Y es que el MNLA sostiene que la toma de esa ciudad por las milicias de Gatia el pasado 27 de abril ha supuesto una ruptura del alto el fuego, algo en lo que hasta la ONU les ha dado la razón.

Sin embargo, en Bamako las cosas se ven de otro modo y son muchos los que han apoyado el desalojo del MNLA de esa ciudad como ejemplo de que el Estado (aunque sea por milicia interpuesta) retome el control de las amplias zonas del norte del país que no controla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha