eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La oposición argentina planta al Gobierno en el debate sobre los servicios de inteligencia en el Senado

- PUBLICIDAD -
La oposición argentina planta al Gobierno en el debate sobre los servicios de inteligencia en el Senado

La oposición argentina planta al Gobierno en el debate sobre los servicios de inteligencia en el Senado

La oposición argentino plantó hoy al oficialismo en el Senado por considerar que el debate de la reforma de los servicios de Inteligencia, que comenzó hoy en la Cámara Alta, es una cortina de humo para desviar la atención de la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El secretario de Inteligencia, Óscar Parrilli, lamentó la existencia de "sillas vacías" y criticó la "actitud intolerante" de los opositores ausentes antes de iniciar la presentación de la propuesta de ley del Gobierno.

La iniciativa gubernamental prevé la creación de una Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con cargos elegidos por el Senado, que reemplace a la actual Secretaría de Inteligencia, en el ojo del huracán desde la muerte de Nisman el pasado 18 de enero, en circunstancias aún sin aclarar.

El punto más polémico del proyecto de ley es el aumento del poder de la fiscal general, Alejandra Gils Carbó, estrechamente vinculada a la presidenta, Cristina Fernández, por la transferencia del sistema judicial de escuchas de la SI al Ministerio Público Fiscal.

La oposición decidió plantar a los funcionarios oficialistas y se reunió en un salón aparte a modo de protesta.

"Discutir unas modificaciones en la ley de Inteligencia para que no cambie nada o lo poco que cambie sea para ejercer un poder aún más siniestro, no nos parece. Debemos tener una actitud más coherente", dijo el senador Adolfo Rodríguez Saá tras señalar que "Argentina está conmovida" por la muerte de Nisman.

Mientras, frente a las puertas de la Cámara Alta, un centenar de militantes del Partido Obrero expresaron también su rechazo a la nueva normativa, que ven como un intento de "lavado de cara" del Gobierno tras el escándalo político provocado por la muerte del fiscal que denunció a la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de terroristas.

Nisman murió de un tiro en la cabeza en su casa de Buenos Aires el pasado 18 de enero, la víspera de comparecer en el Congreso para detallar su denuncia contra la mandataria argentina.

Según sostenía el fiscal, Fernández y algunos de sus colaboradores orquestaron un plan para encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la mutua judía AMIA, que dejó 85 muertos en 1994.

El Gobierno sostiene que la muerte de Nisman se enmarca en una operación de desestabilización de agentes secretos desplazados de sus cargos el pasado diciembre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha