eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un general libio opuesto al diálogo trata de avanzar hacia el corazón de Bengasi

- PUBLICIDAD -
Un general libio opuesto al diálogo trata de avanzar hacia el corazón de Bengasi

Un general libio opuesto al diálogo trata de avanzar hacia el corazón de Bengasi

Intensos combates estallaron anoche en el centro de la ciudad de Bengasi, la segunda más importante del país, entre tropas leales al gobierno reconocido de Tobruk y fuerzas afines al Ejecutivo rival en Trípoli.

Fuentes de Seguridad explicaron a Efe que unidades de artillería bajo el mando del polémico general Jalifa Hafter, jefe de las Fuerzas de Tobruk, trataron de avanzar sin éxito hacia el corazón de la urbe, donde fueron rechazadas por unidades de la plataforma de milicias "Fajr Libia".

"Las tropas de Tobruk lanzaron una ofensiva sobre la zona de Nora y el mercado árabe, pero no lograron romper la resistencia", explicó la fuente, que no informó de posibles víctimas.

Detalló, sin embargo, que una mina anticarro explotó al paso de un blindado de Hafter en el distrito de Sabri y que milicianos afines a Trípoli avanzaron en la zona del Balsabera Club, también en el centro de la ciudad, en respuesta a la ofensiva de Tobruk sobre los barrios de Sabri, Boatni y Laithi, bajo toque de queda.

"La carretera que conduce al hospital ha quedado bloqueada, bajo fuego de francotiradores", agregó.

Hafter, un polémico general opuesto al proceso de diálogo que auspicia la ONU, intensificó hace una semana los bombardeos sobre Bengasi, ciudad bajo control de las milicias de Trípoli que asedia desde hace año y medio.

Aunque aseguró que su objetivo era luchar contra las células de la rama libia del grupo yihadista "Estado Islámico" que han aprovechado los combates para penetrar en la ciudad, su argumento no ha convencido ni al gobierno en Trípoli ni a la ONU.

El mismo sábado, Naciones Unidas criticó la decisión al advertir que amenaza el proceso de diálogo y reconciliación política que impulsa su enviado especial, Bernardino León, en la ciudad marroquí de Sjirat.

León entregó el domingo el que calificó como último documento, cerró las puertas a más negociaciones y advirtió que ahora está en manos de los dos gobiernos libios decidir si lo aceptan y apuestan por la paz.

Libia es un estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde las últimas elecciones, el poder esta dividido entre los gobiernos de uno cesante instalado en Trípoli y otro reconocido por la comunidad internacional con sede en Tobruk, a quienes apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de petróleo, armas, personas y drogas.

Aprovechando el conflicto, grupos yihadistas afines al EI y a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) han aumentado su influencia en el país, ganado poder territorial y contagiado la inestabilidad a todo el norte de África.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha