eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los partidos catalanes afrontan un 20D muy reñido 3 meses después de las autonómicas

- PUBLICIDAD -
Los partidos catalanes afrontan un 20D muy reñido 3 meses después de las autonómicas

Los partidos catalanes afrontan un 20D muy reñido 3 meses después de las autonómicas

Barcelona, 19 dic (EFE). Los partidos catalanes afrontan las elecciones generales del 20D como una competición muy reñida, según las encuestas, que llega sólo tres meses después de los comicios autonómicos.

Un total de 5.516.431 ciudadanos están llamados a las urnas en Cataluña para participar en estas elecciones, para las que se habilitarán 8.226 mesas electorales distribuidas por 2.705 colegios en los 947 municipios catalanes.

Si en 2011 fueron cinco las listas que obtuvieron representación en Cataluña -CiU, PSC, PPC, ICV-EUiA y ERC-, cuatro años después son siete las candidaturas que optan a lograr escaños, en unos comicios más abiertos que nunca y en los que los sondeos auguran un posible quíntuple empate en los primeros puestos.

Casi tres meses después de la participación masiva en las elecciones catalanas del 27S, marcadas por el debate sobre la independencia, el proceso soberanista ha quedado en buena medida orillado a lo largo de esta campaña, ante la incierta negociación entre Junts pel Sí (JxS) y la CUP para la investidura del president.

El cabeza de lista de Democràcia i Llibertat (DiL), el convergente Francesc Homs, ha intentado persuadir al electorado soberanista -más proclive a abstenerse en las generales- de que el 20D representa un paso más para hacer posible la independencia.

Homs, que ha hecho tándem en los escenarios con el presidente catalán en funciones, Artur Mas, ha marcado distancias con la CUP para evitar una fuga de votos de los electores más recelosos ante un posible pacto con la formación antisistema, que no se presenta a estos comicios y que ha recomendado la abstención.

Con la reforma constitucional en clave federal como bandera, la exministra y candidata del PSC, Carme Chacón, ha centrado su campaña en criticar al PP y presentar el socialismo como única alternativa para "echar" a Mariano Rajoy, además de hacer continuos llamamientos a no dispersar el voto de izquierdas hacia Podemos.

Tampoco ha escatimado reproches a Ciudadanos, avisando de que el voto a esta formación servirá para mantener al PP en la Moncloa y denunciando sus medidas sobre violencia de género.

En su propósito de hacer una campaña de proximidad, el PPC ha concentrado los actos de su cabeza de lista, Jorge Fernández Díaz, en el área metropolitana, mientras la presidenta del partido, Alicia Sánchez-Camacho, recorría Cataluña para convencer a los indecisos.

Fernández Díaz, que ha tenido que ausentarse diversos días de la campaña catalana para atender sus responsabilidades como ministro del Interior, ha insistido en avisar de que votar a C's es apoyar un frente de izquierdas y que si el PP no logra una victoria clara se puede producir un pacto de gobierno entre PSOE y Podemos.

El cabeza de lista de En Comú Podem, Xavier Domènech, que se ha estrenado en esta campaña como candidato, ha ido ganando confianza, arropado en algunos de sus mítines por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los líderes de Podemos Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

La convocatoria de un referéndum en Cataluña, la derogación de la reforma del artículo 135 de la Constitución aprobada por PSOE y PP, que supedita los derechos sociales al pago de la deuda, y la devolución de los 61.000 millones del rescate de los bancos son algunas de sus propuestas más destacadas.

El cabeza de lista de ERC, Gabriel Rufián, ha apelado a los votantes independentistas a que acudan a las urnas a consolidar la mayoría de diputados soberanistas lograda el 27S y ha presentado su candidatura como la mejor opción para que el proceso avance.

ERC ha dirigido sus principales críticas hacia PP, PSOE y Ciudadanos, pero también hacia Podemos, y en cambio ha evitado atacar a CDC, su socio de coalición el 27S.

Eclipsado por el protagonismo que C's ha concedido a su candidato a la Moncloa, Albert Rivera, el cabeza de lista por Barcelona, Juan Carlos Girauta, empezó la campaña manteniendo un perfil bajo, aunque en la recta final multiplicó sus apariciones públicas.

Girauta ha apelado al voto útil antisoberanista, esgrimiendo que un triunfo de C's en Cataluña dejaría tocado de muerte el proceso independentista, y ha ido elevando el tono contra Podemos, rival directo en la lucha por arañar apoyos en la gran bolsa de indecisos.

Las negociaciones entre JxS y la CUP han sido el principal blanco de las invectivas de Unió, en una campaña donde los democristianos han tratado de seducir a los catalanistas moderados.

El candidato, Josep Antoni Duran Lleida, ha combinado los ataques a sus antiguos socios de CDC, a los que acusa de entregarse a la CUP, con advertencias sobre el anticatalanismo de Ciudadanos y, pese el mazazo del 27S que dejó a Unió fuera del Parlament, se ha ofrecido como el único voto útil para defender Cataluña con su propuesta estrella: un concierto económico similar al vasco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha