eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un pistolero mata a un agente y provoca el caos en el aeropuerto de Los Ángeles

- PUBLICIDAD -
Un pistolero mata a un agente y provoca el caos en el aeropuerto de Los Ángeles

Un pistolero mata a un agente y provoca el caos en el aeropuerto de Los Ángeles

Un joven estadounidense de 23 años, identificado como Paul Anthony Ciancia, armado con un rifle de asalto, provocó hoy el caos en el aeropuerto internacional de Los Ángeles (EE.UU.), al disparar contra agentes federales de seguridad y matar a uno de ellos.

En una rueda de prensa las autoridades confirmaron la identidad del tirador, quien se encuentra bajo custodia y está recibiendo atención médica, aunque evitaron dar detalles sobre la gravedad de su estado -al parecer habría recibido impactos de bala- o especular sobre sus motivaciones.

"Esta es una investigación a muy gran escala", aseguró el agente del FBI al frente de la operación, David Bowdich, quien explicó que se está llevando a cabo un "trabajo metódico" que "llevará tiempo" concluir.

El incidente tuvo lugar poco antes de las 09.30 de la mañana (17.30 GMT) en la zona de control de pasajeros que da acceso a la terminal 3 del aeropuerto, donde Ciancia sacó un rifle de asalto de una bolsa y abrió fuego antes de adentrarse al aérea de embarque donde fue confrontado por la Policía.

Un empleado de la Agencia federal de Seguridad del Transporte (TSA) falleció a consecuencia del tiroteo sobre las 11 de la mañana en el centro médico UCLA, donde otra de las víctimas se encuentra en situación crítica.

La propia TSA identificó a la víctima mortal como Gerardo I. Hernández, empleado de control de entrada de 39 años.

El cuerpo de bomberos explicó que en total siete personas fueron tratadas por diversas heridas, aunque la mayoría por daños ocasionados cuanto trataban de huir del lugar de los hechos.

Él "podría haber matado a todo el mundo en esa terminal hoy", declaró el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, que informó que Ciancia llevaba encima munición adicional que no pudo utilizar gracias a la rápida intervención policial.

Fuentes citadas por Los Ángeles Times indicaron que los investigadores han encontrado materiales en los que el asaltante expresa un "fuerte sentimiento" en contra del Gobierno e "ira" en particular hacia la TSA, que hoy perdió a su primer trabajador en acto de servicio en sus historia.

Además, según familiares del supuesto autor de los disparos consultados por la NBC, Ciancia, originario del estado de Nueva Jersey y residente en Los Ángeles, tenía pensamientos suicidas y depresivos, aunque las autoridades no han querido especular públicamente sobre sus motivaciones.

A consecuencia del suceso, se desató el pánico en el aeropuerto internacional de Los Ángeles. La gente corría en busca de las salidas o los lavabos para refugiarse, mientras algunos trataban de parapetarse detrás de sus equipajes.

Poco a poco las autoridades aeroportuarias procedieron a desalojar las instalaciones para que los agentes pudieran revisar el complejo antes de poder reabrir.

Las imágenes de televisión registraron la evacuación de centenares de personas, deambulando por las calles próximas al aeropuerto con sus equipajes y maletas.

La directora ejecutiva de L.A. World Airports, entidad que gestiona el aeropuerto, Gina Marie Lindsey, anunció que en la tarde los trabajadores de las terminales 1 y 2 empezaron a volver a sus puestos, el paso previo para dejar entrar a los viajeros.

A esa misma hora estaba previsto que se terminara el veto a los aterrizajes en las pistas, aunque que la terminal 3 "seguirá cerrada por el momento".

Se ha pedido a los pasajeros con salida en la terminal 3 que contacten con sus respectivas aerolíneas para ver en qué situación quedan los alrededor de 746 vuelos afectados, algunos de los cuales serán desviados a otras terminales.

Alrededor de 150.000 personas pasan cada día por el aeropuerto internacional de Los Ángeles, el sexto más transitado del mundo, según fuentes oficiales.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, admitió estar "preocupado" por lo ocurrido, aunque declinó declarar más al respecto.

"Obviamente lo estamos supervisando. Estamos preocupados, pero dejaré que los agentes de la ley hablen al respecto", dijo al término de su encuentro con el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki.

Antonio Martín Guirado

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha