eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La clase política francesa desacredita la candidatura de Macron

- PUBLICIDAD -

La clase política francesa recibió hoy con escepticismo y frialdad la candidatura presidencial del exministro de Economía Emmanuel Macron, visto por los socialistas como un obstáculo para la unión de la izquierda y criticado por la derecha por su ausencia de programa y su balance como ministro.

Antes incluso de que oficializara hoy sus intenciones, el presidente de Francia, François Hollande, advirtió que la izquierda no podrá estar a la altura de los comicios de 2017 si no está unida.

"Si Francia se divide, se fragmenta, se desune, en un momento en que afronta tantas amenazas, irá hacia abajo", dijo en una entrevista al canal público "France 24" en Marraquech, donde participó en la cumbre del clima (COP22).

En un discurso sin alusiones directas al exministro, el jefe de Gobierno, Manuel Valls, señaló hoy que "el ejercicio del poder constituye una ética de responsabilidad", que requiere "una experiencia demostrada por el tiempo" e implica "rechazar las aventuras individuales".

A cuatro días de la primera vuelta de las primarias del centro-derecha, y cuando Hollande todavía no ha desvelado si se presentará a la reelección, el anuncio de Macron al frente de su movimiento político "¡En Marcha!" pone fin a meses de falso suspense desde su salida del Ejecutivo en agosto.

Para el primer secretario del Partido Socialista, Jean-Christophe Cambadélis, su paso hace más frágiles las posibilidades de la izquierda.

El predecesor de Macron como ministro de Economía, Arnaud Montebourg, que también abandonó el Ejecutivo por sus discrepancias con la línea gubernamental, ve en él poco al candidato de los medios de comunicación.

"Lleva 75 portadas sin haber hecho una sola propuesta", dijo hoy en la cadena "France 2".

A juicio del conservador Alain Juppé, aspirante a las primarias del centro-derecha y el mejor posicionado en esos comicios internos, el anuncio de Macron plantea ante todo un problema para la izquierda, si bien su orientación liberal podría arrancarle algún votante a su bando.

Juppé recordó que este fue "coautor de la desastrosa política económica emprendida desde 2012" y sostuvo con ironía que el exministro, que se estrenó en ese cargo público de la mano de Hollande, ha aprendido rápido de política, con su "traición" al presidente, "al que ha apuñalado en la espalda".

Mientras, la presidenta del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, sostuvo que Macron es y siempre ha sido "el candidato de los bancos", y apuntó que su candidatura no le supone a ella "ningún problema".

Según el diario "Le Monde", Macron reivindica entre sus apoyos a una treintena de parlamentarios, algunos de ellos socialistas, a quienes ayer el partido advirtió de que si respaldan a un candidato que no surja de las primarias quedarán fuera del partido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha