eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El populismo derechista alemán rompe el diálogo con el Consejo Musulmán

- PUBLICIDAD -
El populismo derechista alemán rompe el diálogo con el Consejo Musulmán

El populismo derechista alemán rompe el diálogo con el Consejo Musulmán

La derecha populista de Alternativa para Alemania (AfD) dio hoy por roto el diálogo con el Consejo de los Musulmanes del país entre acusaciones de pretender importar a Europa el radicalismo islámico y de perseguir fines anticonstitucionales.

Una hora después de que ambas partes iniciaran su primera reunión en un céntrico hotel de Berlín, la presidenta de AfD, Frauke Petry, y el del Consejo, Aiman Mazyek, comparecieron por separado para recriminarse mutuamente la falta de disposición al diálogo.

Petry afirmó que el Consejo se había negado a retractarse de unas declaraciones previas en las que situaba a AfD como "cercana al Tercer Reich" de Adolf Hitler.

En paralelo, Mazyek calificó de "inaceptable" el pronunciamiento de AfD, aprobado por abultada mayoría en el último congreso federal del partido, según el cual "el Islam no forma parte de Alemania".

La reunión había sido convocada a iniciativa del Consejo y había desatado un amplio despliegue mediático, aunque se daba por poco probable algún tipo de acercamiento entre el nuevo populismo de derechas alemán y el Consejo musulmán, una de las grandes organizaciones que representan a ese colectivo en Alemania.

Petry insistió ante los medios en que su partido no es islamófobo, sino que respeta los derechos "de los musulmanes dispuestos a integrarse y a aceptar las leyes alemanas", para a continuación defender los postulados de AfD, partidaria de prohibir símbolos islámicos, incluidos los minaretes.

A su juicio, el Consejo Musulmán no representa a la mayoría moderada de los cuatro millones de musulmanes que viven en el país, sino a su ala más radical, partidaria de la sharía y por tanto contraria a los principios constitucionales.

Mazyek aseveró que con la irrupción de AfD se ha establecido en el panorama político alemán, por primera vez desde el fin del nazismo, un partido que supone una "amenaza contra la libertad de religión y culto" en el país.

AfD es una fuerza emergente en Alemania, fundada en 2013 y que en las elecciones generales de ese año quedó a las puertas de entrar en el Bundestag (Parlamento federal) al obtener unas décimas menos del 5 % de los votos, el mínimo necesario para tener escaños.

Sí logró, en cambio, acceder al Parlamento Europeo -donde tiene dos eurodiputados- y cuenta actualmente representación en ocho cámaras regionales, del total de 16 "Länder" del país.

En los comicios regionales celebrados el pasado marzo en tres estados federados logró resultados espectaculares -por encima del 24 %, en Sajonia-Anhalt- y los sondeos le vaticinan entre un 12 y un 15 % de los votos a nivel nacional, en caso de celebrarse ahora elecciones generales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha