eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El juez que presidirá el juicio de Gürtel: El PP tiene un papel secundario en el proceso

- PUBLICIDAD -
El juez que presidirá el juicio de Gürtel: El PP tiene un papel secundario en el proceso

El juez que presidirá el juicio de Gürtel: El PP tiene un papel secundario en el proceso

El magistrado que presidirá el juicio de Gürtel, Ángel Hurtado, ha emitido un voto particular, junto a los otros tres jueces que votaron en contra de la recusación de su compañero Enrique López, defendiendo que éste no debía ser apartado de este caso dado el "papel secundario" del PP en este proceso.

Los cuatro magistrados de la Audiencia Nacional que suscriben este voto particular -Ángel Hurtado, Juan Francisco Martel, Nicolás Poveda y Fermín Echarri- hacen suyo el argumento que esgrimió la representación del PP para oponerse a la recusación de López, en el sentido de que el partido ostenta en esta causa una "particular condición procesal -secundaria y colateral" como es la de partícipe a título lucrativo.

"Habría que preguntarse hasta qué punto es tolerable que la implicación de un actor secundario en el proceso penal, como es un mero partícipe a título lucrativo, pueda condicionar la formación de un tribunal penal", cuestionan los cuatro magistrados discrepantes con la decisión de admitir la recusación, que contó con el voto mayoritario de los otros 14 jueces del pleno de la Sala de lo Penal.

Consideran así que la imparcialidad del juez no se ha visto afectada por su afinidad ideológica a un partido, que le propuso como vocal del CGPJ y después como magistrado del Tribunal Constitucional, ya que no "se identifica de una manera singularizada qué concreta ventaja le puede reportar al magistrado recusado el que resuelva en uno u otro sentido".

De hecho, les parece "insuficiente" que se considere que tiene interés en dictar una sentencia favorable al PP en agradecimiento a esos nombramientos porque los mismos "responden a sistemas de designación establecidos democráticamente, por lo que, al ser esto así, el mero nombramiento, por sí solo, no puede ser esgrimido como causa de recusación" sino que debería ir unido a alguna otra circunstancia.

Y es que, añaden, "la inhabilitación para el enjuiciamiento deriva, no de unos nombramientos" sino de que el juez en cuestión haya tenido contacto "con cualquiera de las materias o cuestiones que se han de ventilar en el presente proceso", lo que consideran no ha se ha dado en este caso.

Manifiestan asimismo su desacuerdo con que uno de los motivos para aceptar la recusación haya sido la participación de López en 68 seminarios de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) del PP.

"Su participación en este tipo de actividades dentro de la Fundación bien podría haber sido valorada en positivo, en la medida que la aportación que haga un jurista, como es un magistrado, en un centro de concentración política no deja de ser aconsejable", observan sus compañeros, que añaden que todas sus aportaciones tuvieron que ver "con temas relacionados con la justicia y el mundo del derecho", por lo que se trata de "actividades académicas".

"En definitiva, en opinión de quienes suscribimos este voto particular, esas colaboraciones en que participó el magistrado, las consideramos insuficientes para apoyo de la recusación que se pretende en su contra", precisan.

Critican además "la campaña mediática orquestada por un determinado sector de la prensa en torno a la presente recusación, así como a la articulada" contra Concepción Espejel, la otra magistrada que también ha sido apartada de este proceso, y que había sido designada presidenta del tribunal del caso Gürtel.

A su juicio, ambos han sido objeto de "determinado tipo de opiniones y valoraciones, no positivas, generadoras de auténticos juicios paralelos, informados, no siempre, con el rigor jurídico que hubiera sido de desear" y pese a que creen que no han influido en la decisión de sus compañeros "no se puede negar" que ha sido "imposible que pasara desapercibida".

Tampoco entienden que si ya en una ocasión, no prosperó la recusación planteada para evitar que López dirimiera el conflicto entre el entonces instructor del caso Gürtel Pablo Ruz con el juez Javier Gómez Bermúdez, cuando ambos se disputaron la investigación del caso Bárcenas sobre la caja B del PP, porque ahora sí lo hace siendo los mismos argumentos que los que se esgrimieron entonces.

A este respecto, el magistrado Nicolás Poveda, que ha emitido su propio voto discrepante, critica que se haya resuelto esta circunstancia señalando que en aquel proceso el PP no estaba imputado a título lucrativo, olvidando que lo que se "discutía era si se le confería o no imputación en la causa".

Poveda acusa además a sus compañeros de "un nuevo intento de politización de la recusación y del proceso, lo que si bien pueden hacer las partes, no pueden hacerlo" el magistrado ponente del auto que admite la recusación, Ramón Sáez Valcarcel, ni "la mayoría por imperativo legal".

"Es antigua la estrategia de achacar al otro, al recusado, una actitud política, para amparar una actitud propia en tales términos que, según mi criterio, es lo sucedido en este caso", afirma este magistrado.

Los 14 magistrados que suscriben el auto de admisión de la recusación, del que ha sido ponente Sáez Valcarcel, sostienen que López "no supera el estándar objetivo" para juzgar el caso Gürtel, en el que están encausados el PP o la exministra de Sanidad Ana Mato, "lo que razonablemente sustenta la percepción de sospecha" de falta de imparcialidad.

"Este tribunal no tiene dudas sobre la capacidad del juez recusado (...) para la imparcialidad y para decidir conforme a la Constitución y la ley" pero su relación con el PP y con miembros del partido impiden "excluir toda duda sobre su apariencia de imparcialidad y de desinterés en el caso", concluye la mayoría.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha