eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las previsiones de la CE caen como un jarro de agua fría en plenas negociaciones

- PUBLICIDAD -
Varufakis ve en el Eurogrupo del lunes solo "otro paso" hacia un acuerdo

Varufakis ve en el Eurogrupo del lunes solo "otro paso" hacia un acuerdo

La drástica revisión a la baja de las previsiones económicas helenas por parte de la Comisión Europea (CE) cayó hoy como un jarro de agua fría en Grecia, que se encuentra en un momento crítico de las negociaciones con sus acreedores, ante los que había presentado cifras más positivas.

La CE redujo hoy a la quinta parte sus cifras iniciales para el crecimiento económico en este año, para el que tan solo contempla ya un incremento del producto interior bruto (PIB) del 0,5 %, en lugar del 2,5 % previsto todavía en febrero pasado.

Drásticas fueron también las modificaciones para la deuda (un 180,2 % en lugar del 170,2 % previsto), así como del déficit (de un superávit del 1,1 % pasa a un déficit del 2,1 %).

El Gobierno de Alexis Tsipras ha presentado ante sus socios una serie de propuestas de reforma basadas en expectativas mucho más positivas, por lo que los nuevos datos pueden influir en el transcurso de las negociaciones, que, según coinciden todas las partes, habían avanzado significativamente en los últimos días.

Los datos presentados por Atenas dentro de la denominada "lista Varufakis" partían de un escenario de crecimiento del 1,4 % del PIB este año y del 2,9 % el próximo, lo que, según filtraciones a la prensa por parte de fuentes de la negociación, los socios habían calificado de extremadamente optimista.

Y todo esto pese a que las previsiones de Atenas para este año eran aun mucho más cautelosas que las de la Comisión.

La respuesta del Gobierno hoy a estas cifras fue de mutismo absoluto.

Fuentes consultadas por Efe en distintos ministerios se negaron a hacer una valoración con el argumento de que cualquier declaración en estos momentos podría afectar el curso de las conversaciones en Bruselas.

"Sin comentarios, cada palabra tiene un coste", fue la respuesta lacónica en el Ministerio de Finanzas a la petición de un comentario sobre los datos presentados en Bruselas.

La publicación de los datos de la CE coincide con un momento especialmente sensible de la negociación y una gira apurada de varios miembros del Gobierno, cuyo principal objetivo es lograr una inyección de liquidez intermedia antes del desbloqueo completo de la ayuda financiera pendiente.

Dentro de esta gira, el viceprimer ministro, Yanis Dragasakis, y el titular de Relaciones Internacionales Económicas, Euklidis Tsakalotos, se reúnen en Fráncfort con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

El principal objetivo de los ministros es asegurar que el BCE siga manteniendo la liquidez de la banca griega a través del mecanismo de emergencia de liquidez (ELA) y no decida reducir la aceptación de colaterales (activos que sirven como garantía) debido a los crecientes problemas de solvencia de las entidades financieras.

Las nuevas previsiones de la CE coinciden con el análisis de diversos expertos publicados en los últimos días a la vista del deterioro de algunas cifras macroeconómicas.

A falta de datos correspondientes a abril, una de las cifras más actuales que reflejan este deterioro es la del volumen de facturación del comercio al por menor, que en febrero cayó un 3,3 % después de que en enero ya bajara un 1,8 %.

En un intento por dar un impulso al consumo, el comercio empezó el pasado sábado una semana de rebajas extraordinaria.

Un estudio publicado este lunes por el Instituto de Investigación Económica (IOBE), afín a la patronal, señala que la confianza de los consumidores del país aumentó tras la llegada al Gobierno del partido izquierdista Syriza, pero cayó diez puntos solo durante el último mes de abril, llegando a su nivel más bajo de los últimos 16 meses.

IOBE, que destaca que Grecia se convierte así otra vez en el país de la UE más pesimista, añade que la producción industrial también disminuye y que la falta de demanda no solo es interna, sino también presente en el mercado internacional, que además se resiente de los retrasos en las entregas por parte de las empresas helenas.

Por su parte, los expertos de la oficina presupuestaria del Parlamento urgieron la semana pasada al Gobierno a llegar a un acuerdo con sus socios a la vista del claro deterioro que está sufriendo la economía por la incertidumbre prolongada.

La fuerte caída de los depósitos, la vuelta a la recesión (tras un incremento del PIB del 0,8 % en 2014) y el aumento de los préstamos morosos son algunos de los factores que han conducido a este deterioro económico, señala el informe.

Los últimos datos del Banco de Grecia apuntan a que en marzo los depósitos se redujeron en 2.500 millones de euros, lo que es relativamente poco en comparación con la sangría de los meses precedentes -más de 30.000 millones entre diciembre y marzo- y podría apuntar a que todo lo que tenía que salir ya lo ha hecho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha