eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los primeros datos confirman la hegemonía de la derecha en el Senado francés

- PUBLICIDAD -
Los primeros datos confirman la hegemonía de la derecha en el Senado francés

Los primeros datos confirman la hegemonía de la derecha en el Senado francés

Los primeros resultados de las elecciones para renovar hoy la mitad del Senado francés vinieron a confirmar la hegemonía de la derecha, que podría acabar incluso reforzando su peso en la cámara, mientras el partido del presidente, Emmanuel Macron, sufrió un revés.

Poco después de las 18.30 locales (16.30 GMT), el gran partido de la derecha, Los Republicanos, aparecía como el gran ganador de este escrutinio, en el que 76.359 "grandes electores" elegían a 171 senadores.

Con 138 escaños en ese momento, esa formación se acercaba a los 142 que tenían en la cámara saliente, y eso cuando todavía quedaban medio centenar por atribuir.

Es decir, que iban camino de aumentar su peso, algo que era previsible ya que los votantes eran, en más del 95 %, representantes de los Ayuntamientos que fueron elegidos en los comicios municipales de 2014, cuando la derecha arrasó.

Los resultados parciales también indicaban que el Partido Socialista, vapuleado en las elecciones presidenciales y legislativas de primavera, iba a mantener su estatuto de segundo partido del Senado, con 58 escaños asegurados a las 18.30, frente a 86 hasta ahora.

La formación de Macron, La República en Marcha (LRM), que disponía en la cámara saliente de 29 senadores -esencialmente antiguos socialistas que se habían pasado a las filas del presidente- daba signos de que podría estancarse o incluso retroceder.

De hecho, el jefe del grupo LRM, François Patriat, rebajó sus expectativas de las últimas semanas (cuando había estimado que obtendrían 45-50 escaños), y dijo esta tarde que podrían quedarse con "entre 20 y 30", en declaraciones al canal de televisión "BFMTV". Tenían garantizados 21 a las 18.30.

Si se confirmara la tendencia, sería una decepción que se interpretaría como una sanción al jefe del Estado desde el ámbito municipal.

Y, sobre todo, un varapalo para uno de los desafíos que para Macron había detrás de estos comicios: engordar las listas de parlamentarios susceptibles de apoyarles en la reforma constitucional que, sobre cuestiones institucionales, tiene intención de llevar a cabo el año próximo.

Para poder sacar adelante esa reforma constitucional sin convocar un referéndum hace falta el voto de tres quintos del conjunto de los parlamentarios (555 entre diputados y senadores).

LRM habría necesitado acabar esta noche con 180 escaños en la cámara alta, una meta de entrada imposible, pero que parece más lejos de lo calculado.

Nada impide, en cualquier caso, que el presidente busque apoyos para esa reforma en otros partidos, sobre todo si se materializa la constitución entre los senadores de Los Republicanos de un grupo de los que podrían llamarse "constructivos", es decir, susceptibles de apoyar puntualmente a Macron.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha