eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Tania González

"Lo prioritario en Podemos ahora es hacernos preguntas, no obtener respuestas"

La dirigente estatal y portavoz en Europa dice que "no basta con tener presencia en las instituciones" y que el objetivo es "cambiar este país", algo que "está en una fase inicial"

González cree que "en el PSOE hay dos almas. Con una nos podemos entender muy bien, como en Valencia" y apela al entendimiento: "No quiero cuatro años más de Mariano Rajoy ni del PP"

28 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Tania González (Podemos) reclama que Arias Cañete siga el ejemplo de Soria

La portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, Tania González. EFE

La dirigente estatal y portavoz de Podemos en Europa Tania González (Avilés, 1982) atiende a eldiario.es por teléfono antes de que arranque el último Pleno de la sesión antes de las vacaciones. El Brexit domina las conversaciones en el Europarlamento y González visitará Londres la semana que viene para conocer de cerca las consecuencias que puede tener sobre los "exiliados" españoles, pero antes se celebrará un Consejo Ciudadano Estatal que iniciará el debate sobre el futuro de Podemos tras el 26J.

Tania González forma parte de este organismo y del Consejo de Coordinación, la ejecutiva de Podemos.

Han pasado 11 días desde las elecciones del 26J. El domingo y el lunes siguientes hubo una imagen de derrota, Han tenido una reunión de la ejecutiva, con las confluencias, este sábado CCE. ¿Qué sensaciones tiene ahora?

Los resultados no cumplieron las expectativas que teníamos y que habían generado las encuestas, que fallado. Toca hacer balance de estos dos años. Fijarnos en todas las cosas que han cambiado ya y mirar hacia los retos que tenemos por delante para el objetivo que es origen y motor de Podemos, recuperar y cambiar nuestro país.

A toro pasado es más fácil pero las expectativas de que Unidos Podemos podía competir con el PP por ganar las elecciones, ¿eran reales? ¿Se podía de verdad ganar el 26J?

Nosotros dijimos desde las europeas que nos enfrentábamos a un ciclo político y electoral muy intenso que tenía como última fecha las elecciones generales y que nuestro objetivo era ganarlas. Desde el primer día íbamos a por las generales.

Cinco millones de votos, 71 diputados, presencia en ayuntamientos, parlamentos regionales, ... ¿No tendrían que estar más contentos?

Es satisfactorio, pero parcialmente. Es fundamental señalar cómo ha cambiado en general la política con nuestra presencia institucional. Cómo han cambiado los debates políticos o el centro del discurso. Muchas veces dicen que nos parecemos al resto de los partidos pero yo creo que es más bien al revés, el resto de los partidos se han visto obligados a parecerse un poco a nosotros y simular que les preocupan ciertas cosas que antes no les preocupaban, como los problemas de la gente, democratizar las instituciones o luchar contra la corrupción. Hay una serie de elementos que hemos puesto sobre la mesa y han empezado a ocupar el centro de la arena política.

Pero no es suficiente. Es un paso, es un comienzo. Pero no es suficiente. No nos basta con tener presencia en las instituciones aunque sea importante como en los Ayuntamientos del Cambio o el Congreso de los Diputados. Nosotros queremos cambiar este país y eso todavía está en una fase inicial.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón señalaban el otro día que las elecciones marcan una frontera entre el Podemos de Vistalegre y el nuevo Podemos, que se empieza a definir este sábado en el Consejo Ciudadano. ¿Cómo lo afrontan?

Esto requerirá debate y reflexión. Y sobre todo hacernos muchas preguntas. Estamos en un momento en el que lo prioritario es hacernos preguntas y no obtener respuestas. Sería aventurado empezar a plantearlas ya. Pero el cambio de ciclo es evidente y así lo señalamos en su momento. Ahora hay que identificar los retos que tenemos. Entre ellos, debemos llegar a todos los lugares de España, que las voces de la gente de todos los pueblos de nuestro país lleguen a las instituciones y sean capaces de transformarse en propuestas políticas.

Nosotros no somos un partido al uso ni lo vamos a ser nunca. Podemos es movilización en sí misma. Y tenemos que ser capaces de extender y consolidar esa movilización política.

Algunas de esas preguntas están ya en el debate público con la participación de dirigentes o referentes de Podemos. ¿Habría que revisar la confluencia con IU?

Es momento de hacer preguntas y no de aventurar respuestas. Confluencias en Podemos ha habido desde el primero día, con los movimientos, en las calles contra los desahucios. También en anteriores elecciones. Cuando hablamos de confluencias hay que pensar a cuál nos referimos. Ahora mismo no hay ningún proceso electoral a la vista, no es previsible que se repitan unas elecciones, y no es el momento de definir el formato electoral con el que concurriremos a las próximas elecciones. Esas preguntas se responderán a medida que vayamos caminando y entendiendo mejor por qué del resultado del 26J y qué tenemos que hacer para llegar a mucha más gente, que nos hace falta para cambiar nuestro país.

Unidos Podemos nace como coalición pero puede establecerse como otra cosa. Ese "bloque histórico" del que hablan Pablo Iglesias o Carolina Bescansa y las reuniones habituales entre las ejecutivas de Podemos e IU. ¿Cree que es la senda por la que avanzar o limitarlo a un acuerdo electoral?

Hay que huir de compartimentos estancos y de categorías cerradas sobre si es una unión electoral u organizativa. Hay muchas maneras de hacer que nuestra actividad política sea más efectiva hablando con las fuerzas políticas con las que compartimos elementos programáticos y objetivos fundamentales.

Mencionaba antes que no se han cumplido los objetivos en las elecciones, ¿cuáles cree que son los motivos principales?

A medida que avanzan los días tenemos menos respuestas y más preguntas. Según cogemos distancia de la noche electoral vemos más elementos que hay que analizar para entender los resultados electorales. Y creo que no vamos a terminar de saberlo porque la ciencia social no permite tener resultados claros que permitan saber qué ha pasado. Nuestro objetivo tiene que ser a futuro, pensar en qué pasos tenemos que dar para ampliar este proceso. Ahora mismo es casi irresponsable señalar cuáles son los elementos que nos han llevado al resultado.

Esa reflexión concluirá en una Asamblea Ciudadana. Por estatutos tocaría el año que viene pero se habla de un adelanto. ¿Cuándo cree que debería celebrarse?

La Asamblea será el final del debate, donde se definirán las posturas mayoritarias o minoritarias. No creo que salga de este Consejo Ciudadano. Antes tenemos otros retos que son importantes.

¿Habría que plantearse un relevo en la dirección de Podemos o incluso en la Secretaría General?

No tiene por qué. Primero quien ocupa ese lugar tendrá que decir si quiere seguir con esa responsabilidad o no. Y si quiere seguir la mayoría de la organización comparte que hasta donde hemos llegado, en un balance global, es impresionante.

Decía antes que no parece que vaya a haber unas terceras elecciones. ¿Cree que gobernará Mariano Rajoy?

Espero que no, yo no quiero cuatro años más de Mariano Rajoy ni del PP. Nosotros hemos dicho que los números siguen dando y el PSOE tiene la iniciativa.

Aunque Pedro Sánchez y sus colaboradores han rechazado la invitación de Pablo Iglesias a que dé un paso e intente la investidura dentro del PSOE sí hay personas que creen que podría estudiarse. ¿En qué condiciones Podemos le daría un sí a Pedro Sánchez en la investidura?

En el PSOE hay dos almas. Con una nos podemos entender muy bien, como en Valencia. Nosotros fuimos los primeros que planteamos tras el 20D que Pedro Sánchez fuera presidente y una serie de propuestas. Todo lo que tenga que ver con defender a la gente de nuestro país, a los de abajo, defender los derechos sociales, luchar contra la corrupción, garantizar que nadie sea expulsado de su casa o se le corte la luz, todo lo que tiene que ver con este tipo de propuestas son pilares fundamentales y elementos donde nos podríamos entender.

Los números sales siempre y cuando se sumen de una u otra manera Ciudadanos. ¿Sería aceptada por Podemos?

En el proceso anterior de investidura se nos propuso un programa que era el 80% de Ciudadanos con una serie de políticas que no compartimos porque para nosotros son antisociales, que no pasan por la derogación de las reformas laborales e imponen el contrato único. No tiene nada que ver con los objetivos para los que ha nacido Podemos ni con cambiar este país y dignificar la vida de su gente.

La semana que viene viaja a Londres a reunirse con españoles que residen y trabajan allí. ¿Con qué intención va?

Vamos a ir a conocer más de cerca cómo están las cosas. Nos vamos a reunir entre otros con el embajador español, con españoles que están allí exiliados, probablemente con el alcalde de Londres o con Owen Jones. Vamos para conocer de primera mano cuáles son sus preocupaciones y cómo lo ven, cuál es la situación de los españoles en Reino Unido.

¿Qué implicaciones tiene el Brexit?

Aunque Reino Unido tiene unas características muy particulares, para nosotros el Brexit pone de manifiesto que la UE no está siendo un proyecto seductor. Lo que ve la gente es que la UE impone recortes o se plantea sancionar a España por incumplir el déficit, algo injusto y que sirve de mecanismo de presión para imponer ciertas políticas o para justificarlas. Si la gente ve que Europa no le soluciona los problemas sino que crea más, cada vez tendrá menos interés en el proyecto. Nosotros somos europeistas y creemos en un proyecto centrado en la cohesión social, en los derechos sociales y que no genere desigualdad. Hay que replantearse la dirección de la UE y retomar algunos de sus valores fundacionales para poner en primer lugar los derechos humanos, la democracia y el bienestar de sus ciudadanos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha