eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un "refugiado" en Bélgica niega haberse integrado en ETA para huir a ese país

- PUBLICIDAD -
Un "refugiado" en Bélgica niega haberse integrado en ETA para huir a ese país

Un "refugiado" en Bélgica niega haberse integrado en ETA para huir a ese país

Javier Aguirre Ibáñez, acusado de formar parte de ETA en su condición de "refugiado" en Bélgica, ha negado hoy haberse integrado en esa organización para vivir en la clandestinidad en ese país y ha dicho desconocer que ETA estuviera detrás de la documentación falsa que le proporcionaron.

En el juicio que ha comenzado a celebrarse hoy en la Audiencia Nacional y mañana quedará visto para sentencia, Aguirre, que se enfrenta a una petición fiscal de 13 años de cárcel, ha hecho gala de una locuacidad inusual en acusados de la banda y, en perfecto castellano, ha hecho un extenso relato de su vida en la clandestinidad desde su huida de Vitoria (Álava) en 2007 al conocer que estaba siendo buscado por la quema de un cajero y un autobús.

En el relato, sembrado de "datos irrelevantes para la causa", tal y como le ha hecho ver repetidas veces la presidenta del tribunal Concepción Espejel, explica que sintió "miedo de ir a la cárcel" y decidió irse a la localidad fronteriza de Hendaya (Francia) a casa de un conocido. Éste le propuso viajar a Bélgica y le proporcionó documentación falsa, pero ha asegurado que, aunque sabía que "se movía en el mundo abertzale", no consideró que estuviera relacionado con ETA.

Allí estuvo viviendo varios meses, y tras lamentar en numerosas ocasiones a lo largo de su declaración "lo duro" que es "vivir encerrado entre cuatro paredes", ha explicado que semanas después de estar en Hendaya, su amigo le pidió unas fotos de carné y que escribiera un relato de los motivos que le habían llevado a huir para poderle proporcionar documentación falsa.

En ese momento ha asegurado que en ningún momento pensó que ETA estuviera detrás y que tampoco se atrevió a preguntarle al amigo quién se iba a encargar de ello.

Sin embargo, según ha admitido, en el verano de 2008 el amigo le dio una carta para él y en ella ETA le comunicaba que sabía de su situación y le preguntaba si quería entrar a formar parte de su organización.

"La respuesta la tenía muy clara, ni barajé la posibilidad de entrar en esa organización", y, según ha manifestado, metió la respuesta en el sobre y se lo dio a su amigo.

Pese a esa presunta respuesta negativa, la documentación falsa le llegó a finales de febrero de 2010, y al ser preguntado si pagó por ella, ha dicho que el solo pagó a su amigo por los gastos de la vivienda, ya que tenía unos 6.000 euros que al huir le dieron sus padres.

Según su relato, el 28 de febrero de 2010 llegó a Gante (Bélgica) y se alojó en casa de una familia flamenca y poco después fue a Bruselas porque le habían hablado de un vasco que se llamaba Manu (el etarra Ventura Manuel Tomé Queiruga) y que solía frecuentar un bar irlandés. Allí le encontró el día de San Patricio, 17 de marzo, empezaron a hablar y decidieron verse cada diez días e irse conociendo.

Finalmente, siempre según su versión, le propuso vivir con él en julio de 2010 porque "estaba enfermo" y así supo que Manu se llamaba Ventura porque oyó que "así le llamaba su familia", pero ha reiterado que desconocía en qué situación se encontraba en Bélgica y que nunca se atrevió a preguntarle porque era mayor que él.

Este le proporcionó después el teléfono de un abogado "de mucho prestigio", Paul Baeckar, que había conseguido asilar en Bélgica a una pareja de refugiados y lo llevaba encima por si le detenían.

Aguirre fue detenido en Bruselas el 28 de octubre de 2011, donde, según el fiscal, permaneció bajo la cobertura de ETA, que le facilitó el piso, documentos falsos y hasta el número de teléfono de Baeckar, que llevaba trabajando con la banda desde 1993.

Con su huida a Bélgica, señala el fiscal en sus conclusiones provisionales, Aguirre "dio un paso cualitativo de importancia para pasar a formar parte de la banda terrorista ETA en la clandestinidad, con disposición a ejecutar las órdenes que recibiera de la dirección de la banda y quedando bajo su total control y dependencia".

Además, como prueba de su integración en ETA, el fiscal destaca que el "suministro de un bien tan preciado" como la documentación falsa está reservado por la dirección de la banda solo a los militantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha