eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La renuncia de Hariri es un plan para desestabilizar la región, según Irán

- PUBLICIDAD -

Irán rechazó hoy las acusaciones de injerencia iraní en el Líbano pronunciadas por el ya ex primer ministro libanés, Saad Hariri, y denunció que su renuncia al cargo es parte de un plan para desestabilizar Oriente Medio.

"La repetición por el primer ministro libanés de las acusaciones absurdas e infundadas de los sionistas, saudíes y estadounidenses contra Irán muestra que su renuncia es un nuevo plan para crear tensiones en el Líbano y en la región", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Bahram Qasemí.

El portavoz insistió en un comunicado en que Irán "siempre ha respetado la independencia y la estabilidad" del Líbano y expresó su esperanza de que "el pueblo resistente de Líbano superará esta etapa con facilidad".

Hariri anunció hoy desde Arabia Saudí, rival regional de Irán, su renuncia al cargo de forma inesperada porque, según señaló, temía un atentado contra su vida.

En su discurso, afirmó que "donde va Irán es para provocar conflictos y destrucción", al tiempo que acusó al grupo chií Hizbulá, apoyado por Teherán, de "imponer un statu quo por la fuerza de sus armas".

En este sentido, Qasemí afirmó que "la repentina renuncia y su anuncio en otro país no solo causa pena y asombro sino que también refleja un juego sobre el terreno".

A su juicio, "el ganador de este juego no son los países árabes e islámicos sino el régimen sionista (Israel)".

"La República Islámica de Irán siempre busca la paz y la estabilidad en los países de la región (..) por lo que la lucha contra los grupos extremistas es la prioridad de sus políticas regionales", subrayó el portavoz.

Irán junto con Hizbulá respaldan al régimen sirio de Bachar al Asad en su lucha contra los grupos terroristas y contra la oposición armada.

Hariri, líder de la coalición antisiria del 14 de Marzo, fue nombrado primer ministro el pasado diciembre para liderar un gobierno de "unidad" también integrado por Hizbulá, grupo del que siempre fue un férreo opositor.

Su renuncia se produce un día después de que recibiera en Beirut a Akbar Velayatí, influyente asesor del líder supremo iraní, Ali Jameneí, quien afirmó que "Irán apoya y protege la independencia y el Gobierno del Líbano".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha