eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La represión china en áreas tibetanas se vuelve "implacable", denuncia HRW

- PUBLICIDAD -
La represión china en áreas tibetanas se vuelve "implacable", denuncia HRW

La represión china en áreas tibetanas se vuelve "implacable", denuncia HRW

La represión del Gobierno chino en áreas tibetanas se ha extendido de las ciudades a zonas rurales y la mayoría de las víctimas de esta persecución ya no son monjes, sino cantantes, escritores o ciudadanos ligados a la defensa del medioambiente, según desvela un informe de Human Rights Watch (HRW).

La organización publica hoy un documento único, dadas las dificultades o imposibilidad de acceso para periodistas, investigadores e incluso turistas sin autorización del Gobierno a las zonas de las que habla, como es la región del Tíbet y las zonas tibetanas de las provincias chinas de Sichuan, Qinghai y Gansu.

Según HRW, el Ejecutivo ha impuesto una vigilancia y control sin precedentes en zonas rurales y pequeñas localidades, que ha llevado a una espiral de detenciones y protestas nunca vista en estos enclaves, donde vive casi el 80 por ciento de los tibetanos.

En base a datos del Ejecutivo, de organizaciones en el exilio y de la prensa extranjera, HRW recoge en el informe "Implacable: detención y persecución de tibetanos en la campaña de China para mantener la estabilidad" 479 casos de detenidos en estas cuatro zonas del país entre 2013 y 2015, de los que 153 acabaron condenados a cárcel, con una sentencia media de 5,7 años de prisión.

Fueron arrestados por actividades que hasta hace poco no eran consideradas "sensibles" para el régimen o se consideraban ofensas menores.

"Simplemente tener una imagen o un texto considerado sensible (por el régimen) en el móvil o el ordenador podía llevar a una dura sentencia de cárcel", remarca el documento, que señala que los monjes representaron sólo el 39 por ciento de las detenciones documentadas.

En este contexto, el arresto de líderes locales y el apoyo de sus comunidades a través de protestas se ha convertido en un "nuevo fenómeno", destaca la organización, que también muestra su preocupación por los abusos bajo custodia policial y destaca que 14 personas murieron cuando estaban a cargo de las autoridades o justo después de ser liberadas.

Uno de los casos más dramáticos que se vivió en 2015 fue el del monje Tenzin Delek Rinpoche, muy respetado entre los tibetanos, y quien falleció en la cárcel en circunstancias que se desconocen.

Un centenar de tibetanos encabezaron protestas para que las autoridades devolvieran su cadáver a la familia, pero éstas incineraron su cuerpo en una prisión secreta, según informaron entonces organizaciones en el exilio.

Sus parientes están desde entonces vigilados por las autoridades, según precisaron a Efe fuentes cercanas al caso.

La hermana del monje, detenida temporalmente el año pasado, fue contactada hoy por Efe pero colgó el teléfono al escuchar que se trataba de un medio.

HRW también documenta situaciones de violencia policial contra manifestantes o personas en algún acto pacífico, como por ejemplo el caso de varios tibetanos que organizaron una merienda para celebrar el cumpleaños del dalái lama en la provincia de Sichuan y que fueron atacados con disparos de las fuerzas de seguridad en 2013.

La agitación social y los arrestos en las zonas tibetanas coinciden con la campaña oficial iniciada en 2011 para mantener la estabilidad social en estos polvorines étnicos, por la que Pekín trasladó a alrededor de 21.000 funcionarios a pueblos y monasterios del Tíbet o a unos 10.000 policías a Qinghai, entre otros.

Una portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, se negó hoy a comentar el informe en rueda de prensa, si bien instó a los periodistas a preguntar a los miembros de HRW cuántas veces han estado en China o en el Tíbet, a pesar del veto que impone Pekín a investigadores de este tipo de ONG.

"¿De verdad saben lo que está ocurriendo en China o en el Tíbet? La gente en el Tíbet vive feliz. Esperamos que puedan ver el desarrollo de China sin prejuicios", señaló.

Jia Xiudong, investigador del Instituto chino de estudios internacionales de Pekín, ahondaba un poco más en el tema al ser preguntado por Efe y calificó el informe de "irreal".

En su opinión, el aumento de la presencia de fuerzas de seguridad en estas áreas "no se debe malinterpretar". "Los problemas entre China y el Tíbet se exageran", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha