eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los republicanos se unen contra la acogida de refugiados sirios en EE.UU.

- PUBLICIDAD -
Los republicanos se unen contra la acogida de refugiados sirios en EE.UU.

Los republicanos se unen contra la acogida de refugiados sirios en EE.UU.

Los republicanos continuaron hoy su ofensiva contra la acogida de refugiados sirios en Estados Unidos, a raíz de las informaciones que apuntan a que uno de los terroristas implicados en los atentados de París podría haber entrado en Europa entre los refugiados sirios que huyen de la guerra en su país.

El presidente de la Cámara de Representantes estadounidense, el republicano Paul Ryan, instó hoy al Gobierno a suspender la acogida de refugiados provenientes del país árabe "hasta que no haya una certeza al cien por cien" de que no supondrán un peligro.

"Nuestro país ha sido siempre acogedor, pero no podemos dejar que los terroristas se aprovechen de nuestra compasión", aseguró Ryan.

Desde los atentados de París del pasado viernes, en los que murieron 129 personas, la oposición republicana ha mostrado su reticencia a permitir la entrada a EEUU en calidad de refugiados a ciudadanos sirios que abandonan su país a causa de la sangrienta guerra civil.

Alrededor de una treintena de estados, gobernados la inmensa mayoría por conservadores, ha manifestado desde ayer su oposición a aceptar refugiados en su territorio ante el supuesto riesgo de que puedan tener vínculos terroristas, una cantidad que puede seguir aumentando en los próximos días ante la presión conservadora.

"Este es un momento en que es mejor prevenir que lamentarse. Así que pensamos que lo prudente, lo responsable, es tomar un pausa específicamente en este aspecto del programa de refugiados con el fin de verificar que los terroristas no están tratando de infiltrarse en la población de refugiados", añadió Ryan.

El Gobierno que encabeza el presidente, Barack Obama, anunció el pasado septiembre que Estados Unidos acogería hasta 10.000 ciudadanos sirios refugiados durante el años fiscal 2016, que empezó el 1 de octubre, un plan que la Casa Blanca reiteró tras los atentados del viernes pasado.

Sin embargo, entre los republicanos se extiende un sentimiento de rechazo hacia la acogida de refugiados, e incluso algunos congresistas conservadores han amenazado con bloquear los fondos del Gobierno para tal fin a través del Legislativo.

La Casa Blanca y los líderes del Congreso negocian un proyecto de ley para asignar fondos federales durante los próximos 10 meses de acuerdo al presupuesto que fue aprobado el pasado octubre, y que debe entrar en vigor antes del 11 de diciembre, cuando expira la financiación actual.

En este sentido, el senador republicano Jeff Sessions, uno de los más duros en materia migratoria, envió ayer lunes una carta al Gobierno en la que pide más restricciones para admitir refugiados sirios, incluida una votación independiente en el Legislativo.

"No es una buena política animar a millones de personas a abandonar definitivamente sus hogares. (...) Hemos reubicado 1,5 millones de inmigrantes procedentes de países musulmanes en Estados Unidos desde el 11S (atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU), y está claro que no ha contribuido a la estabilización de las regiones inestables", aseguró el senador.

Asimismo, se han presentado otros proyectos de ley con el objetivo de reforzar el control y la verificación de antecedentes para aquellos que sean aceptados en calidad de refugiados por el Gobierno estadounidense.

Además, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, anunció hoy la creación de un grupo de trabajo para considerar nuevas medidas legislativas que contará con miembros de los comités de Seguridad Nacional, Fuerzas Armadas, Poder Judicial, Inteligencia, Asuntos Exteriores y Asignaciones.

Esta retórica conservadora provocó la inmediata reacción de Obama, quien desde la cumbre del G20 (grupo de países desarrollados y emergentes), en la ciudad turca de Antalya, sostuvo que Estados Unidos debe mantener el compromiso con sus valores de la tolerancia y aceptación de los inmigrantes.

"Las personas que huyen de Siria son los más perjudicados por el terrorismo. Es muy importante que no cerremos nuestro corazón a las víctimas de esa violencia y que no empecemos a equiparar de ningún modo la cuestión de los refugiados con el tema del terrorismo", aseveró el mandatario.

Altos cargos del Departamento de Estado, del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y las agencias de inteligencia informaron hoy, en una rueda de prensa telefónica, de que la evaluación de los refugiados sirios es el procedimiento más riguroso de los que se efectúan sobre extranjeros que quieren entrar en EEUU.

Las comprobaciones incluyen una entrevista antes de entrar al país, pruebas biométricas, huellas dactilares e investigaciones biográficas para determinar si los individuos pueden verdaderamente beneficiarse de la condición de refugiado o si representan algún riesgo para la seguridad.

Según ellos, la tasa de aceptación actual de refugiados sirios es de alrededor el 50 por ciento de las solicitudes, mientras que la otra mitad son rechazadas o responden a casos pendientes de una investigación más exhaustiva.

De los aproximadamente 2.500 sirios que EEUU ha admitido desde que empezó la guerra civil, aproximadamente la mitad son niños, mientras un 25 por ciento son mayores de 60 años y sólo alrededor del 2 por ciento son hombres solteros en edad de poder luchar, precisaron las mismas fuentes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha