eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"El restaurador de arte", un homenaje a Donostia y al casi olvidado Sert

- PUBLICIDAD -
"El restaurador de arte", un homenaje a Donostia y al casi olvidado Sert

"El restaurador de arte", un homenaje a Donostia y al casi olvidado Sert

El escritor Julián Sánchez ha publicado, cinco años después de "El anticuario", la continuación de esta novela, "El restaurador de arte", en la que homenajea a partes iguales a San Sebastián, donde vive desde hace dos décadas, y al casi olvidado pintor José María Sert, por el que siente "debilidad".

Sánchez (Barcelona, 1966) acometió esta segunda entrega por encargo de Roca Editorial, debido a que su predecesora, traducida a trece idiomas, ha tenido "una carrera internacional potente", con una venta que se acercará a los 100.000 ejemplares cuando se edite próximamente en Rusia, cinco veces por encima de las cifras que ha logrado en España.

Fue el pasado verano cuando encontró un argumento "adecuado" para la novela, y en dos frenéticos meses, según explica en una entrevista a Efe, confeccionó una nueva historia del escritor Enrique Alonso y su exmujer Bety Dale, con asesinato de por medio, como la anterior, y lugares y personajes reales sobre los que se permite la licencia de la invención.

La realidad y la ficción se cruzan en este caso en la vida del catalán José María Sert, autor de una prolífica obra y de los grandes lienzos que cuelgan de la iglesia del rehabilitado Museo San Telmo de San Sebastián, escenario clave de esta aventura de declarado amor a la belleza de su ciudad de adopción y que también se desarrolla en Nueva York, Barcelona y París.

"Sert, que llegó a ser el pintor mejor pagado de su época, pertenece a ese tipo de personajes de principios de siglo que eran artistas mayúsculos con personalidades arrolladoras", asegura

" Era hijo de una familia muy adinerada -continúa-, se trasladó a París muy joven y allí hizo un círculo de amistades que se basaban en parte en su capacidad artística y en parte en su capacidad económica. Era expansivo en su obra y en sus relaciones, una personalidad equivalente a la de Picasso".

Sánchez, creador también del inspector David Ossa, protagonista de sus novelas "El rostro de la maldad" y "La voz de los muertos", dice que la intriga es su "género natural", lo que atribuye a sus lecturas de infancia y juventud y su pasión por los tebeos y los cómic.

"Hoy no puedes escribir novelas con navíos piratas y descubrir mundos perdidos, la única alternativa es pasar a la ciencia ficción o la fantasía. Por eso, la forma actual de contar aventuras es la novela de intriga o la policíaca", comenta este escritor, que fue árbitro de la Liga ACB de Baloncesto durante cinco años.

El autor reparte el tiempo entre su trabajo en un laboratorio donostiarra, su labor como responsable técnico de la Federación Vasca de Baloncesto y la escritura, actividades que le ocupan la semana entera y que le hacen pagar, según confiesa, el "terrible peaje" de no poder contar con las horas que desearía para leer.

Gran admirador de Gonzalo Torrente Ballester -relee casi anualmente "Los gozos y las sombras"-, está "volcado" ahora en los clásicos, en obras como las de Víctor Hugo que por sus digresiones cree que los editores actuales considerarían inviables.

Asegura que ha aprendido tanto escribiendo como leyendo. "El escritor mejora por etapas, como si subiera una escalera, y es capaz de afrontar escalones nuevos si ha madurado los anteriores", afirma.

Ahora cree que es un autor "razonablemente competente", que se siente "maduro" para "afrontar ese nivel medio de escritura de razonable complejidad" que habilita para "mezclar géneros".

Por ello, admite la distancia que separa la "inocencia" de "El anticuario", gestada en 1995 aunque publicada en 2009, y "El restaurador de arte", que es "mucho más completa", en la que sus protagonistas han perdido ese carácter "lineal" de la anterior y sus emociones son "más naturales".

Sánchez afirma que el deporte también ha sido una gran ayuda para su faceta literaria, pues le ha enseñado a "analizar errores, a profundizar en el nivel de resistencia".

"Un árbitro está muy expuesto y hay que tener capacidad para aguantar la presión, que está totalmente unida a la capacidad de análisis. Soy capaz de pensar dónde me he equivocado en mis novelas, cuál es la parte positiva y la negativa, y aprender de ello sin que me suponga un peaje emocional", subraya.

Dice que es inevitable que su mente dé "vueltas" y tenga ya ideas para que esa pareja que forman Enrique Alonso y su exmujer Bety vivan otras peripecias en una tercera novela, aunque por otra parte está "encantado" con su serie del inspector Ossa, cuyas nuevas andanzas verán la luz en 2014.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha