eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La reunión entre los jefes de los equipos del kirchnerismo y de Macri impulsa la transición

- PUBLICIDAD -

La transición política en Argentina avanzó hoy con la primera reunión entre el actual jefe del Gabinete de ministros de Cristina Fernández y el hombre fuerte del futuro Gabinete de Mauricio Macri, tras una semana marcada por los cruces entre el oficialismo y el equipo de la coalición Cambiemos.

El jefe de ministros saliente, Aníbal Fernández, recibió hoy al que será su sucesor, Marcos Peña, en una audiencia "cordial", "relajada" y "positiva", según dijo el propio Peña en declaraciones a los medios a su salida de la Casa Rosada.

Aníbal Fernández dijo en su cuenta de Twitter que la reunión, que duró alrededor de hora y media, se realizó "por expresas instrucciones" de la presidenta saliente.

Fue una "buena charla" en la que se trataron "temas variados", según Fernández, que agregó: "Quedamos en volver a vernos para seguir conversando".

Tras la polémica levantada por el primer encuentro -infructuoso según Macri- entre el presidente electo y la actual presidenta, dos días después de los comicios que el pasado domingo dieron la victoria al líder de Cambiemos, Peña destacó hoy la importancia de "empezar a hacer una transición más relajada, más ordenada" y de "mostrar civilización y cordialidad; aunque no estemos de acuerdo en todos los temas".

El presidente electo había pedido que los términos de la transición fueran públicos frente a la "discreción" que plantea el oficialismo.

Macri terminó de designar ayer jueves el equipo que le acompañará en los ministerios y principales organismos públicos, cuando tome posesión de la Presidencia, el próximo 10 de diciembre.

En su Gabinete, en el que predominan empresarios y tecnócratas, figura también Lino Barañao, actual ministro de Ciencia y Tecnología, que seguirá al frente de la cartera.

"Si la presidenta me decía que no, no hubiera aceptado", afirmó hoy Barañao, quien aseguró que en la segunda vuelta del domingo pasado votó al derrotado aspirante peronista a la Presidencia, Daniel Scioli.

Varios de los miembros del futuro Gobierno han avanzado ya algunas de las líneas de su gestión.

"Necesitamos, como en otros sectores de la actividad económica, recuperar la racionalidad. Tenemos que salir de la esquizofrenia", manifestó hoy el próximo titular de Energía, Juan José Aranguren, expresidente de la filia local de la petrolera anglo-holandesa Shell.

Aranguren sostuvo que es un "crimen" que un país rico en recursos como Argentina "esté importando el 15 % de la energía que necesita" y que las tarifas estén subsidiadas por el Estado.

"Hasta el 10 de diciembre no vamos a saber con qué nos encontramos", advirtió, por su parte, el futuro ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, uno de los nombres con más peso en el Gabinete económico diseñado por Macri para atajar algunos de los problemas más urgentes de Argentina, como la inflación y la sangría de divisas del Banco Central.

"Nos dejan una bomba que hay que desarmar entre todos porque, si no, vuela todo por el aire", señaló, en el mismo sentido, la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, en una entrevista publicada hoy.

El conflicto por el traspaso de poderes no solo se ha dejado notar en el Ejecutivo, sino que el Congreso también se ha visto sacudido por la resistencia del oficialismo a hacer las maletas.

En la sesión parlamentaria de ayer jueves, el kirchnerismo tuvo grandes dificultades para lograr el quórum necesario para aprobar el casi un centenar de medidas previstas por el bloque, en una carrera contrarreloj antes del relevo.

La sesión se celebró sin diputados opositores -que abandonaron el recinto en protesta por la decisión del oficialismo- y estuvo al borde de la suspensión cuando tres legisladores de La Rioja dejaron sus escaños, lo que ponía en evidencia disensiones internas.

En materia social, la semana estuvo marcada por una primera pugna entre el poderoso sindicalismo argentino y el equipo de Macri, ante los rumores que la cartera de Trabajo iría a parar a manos de un candidato ligado al empresariado.

La incógnita no se resolvió hasta última hora de ayer, con la designación del diputado Jorge Triaca, hijo de un dirigente sindical y exministro.

Macri trata de evitar que la conflictividad social marque el inicio de su mandato, con las negociaciones de actualización salarial a la vuelta de la esquina.

También desde las asociaciones de derechos humanos se han dado señales de tensión, en especial desde Madres de Plaza de Mayo, cuya titular, Hebe de Bonafini, ha llamado a marchar el día de la asunción presidencial, bajo la consigna "Ni Un Paso Atrás - Resistir es Combatir".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha