eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una revelación de "Le Monde" acrecienta la división en la derecha francesa

- PUBLICIDAD -
Una revelación de "Le Monde" acrecienta la división en la derecha francesa

Una revelación de "Le Monde" acrecienta la división en la derecha francesa

El partido conservador francés Unión por un Movimiento Popular (UMP) se vio este fin de semana envuelto en un nuevo escándalo después de que el diario "Le Monde" revelara que el ex primer ministro François Fillon intentó que el Elíseo acelerara la maquinaria judicial contra el expresidente Nicolas Sarkozy.

En el centro del litigio están dos periodistas de ese rotativo, Gérard Davet y Fabrice Lhomme, que en su libro "Sarkozy s'est tuer", del que se publicaron algunos extractos el jueves, basaron su información en una conversación mantenida con el secretario general del Elíseo, Jean-Pierre Jouyet.

En una comida celebrada el pasado 24 de junio entre Fillon, Jouyet y Antoine Gosset-Grainville, amigo común y ex director adjunto de Fillon, el ex primer ministro habría solicitado a Jouyet que desde la presidencia se actuara "rápido" para conseguir evitar el regreso político de Sarkozy.

Fillon "seguía pensando, y todo el mundo lo piensa, y os hablo con franqueza, que el Elíseo conserva una mano invisible sobre la Justicia. (...) Pero ya no es así", habría confesado Jouyet a esos reporteros, que este sábado publicaron extractos de su charla.

Jouyet desmintió en un primer momento las declaraciones difundidas, pero este domingo se retractó y admitió que Fillon sí le comentó los asuntos pendientes de Sarkozy con la Justicia.

El ex primer ministro ha denunciado por difamación al diario y a los dos periodistas, quienes sostienen que solo entregarán la grabación a la Justicia, y se declaró "escandalizado" por haber sido el blanco de unas acusaciones que cuestionan su honor.

"¿Quién puede imaginar que vaya a comer a uno de los restaurantes más reputados de los Campos Elíseos con el secretario general del Elíseo y con mi antiguo director adjunto de gabinete para hablar de los problemas judiciales de la UMP?", indicó en una entrevista publicada hoy por el semanario "Le Journal du Dimanche" ("JDD").

Pero los hechos que siguieron a esa comida, según "JDD", son "extremadamente perturbadores": apenas una semana después, Sarkozy fue llamado a declarar y acabó imputado por "corrupción activa", tráfico de influencias y encubrimiento de la violación del secreto profesional.

Preguntado sobre si interpreta estas nuevas revelaciones como una manera de reducir desde el Elíseo el número de adversarios en la derecha, Fillon aseguró ver en "estos ataques inverosímiles una forma de desestabilización y de complot".

"En 30 años de política nunca se me ha asociado con ningún caso y no es por casualidad, sino porque tengo valores", añadió en una entrevista concedida a "TF1", en la que acusó de mentir a Jouyet y sostuvo que, si se demuestra que este afirmó lo que se ha publicado, "sería un escándalo de Estado".

Sarkozy y él, según subrayó, mantienen divergencias sobre la manera de restaurar el país, pero no son enemigos: "Jamás utilizaría esos métodos", señaló Fillon, quien dejó claro que "se equivocan" quienes piensan que le van a debilitar.

La publicación de "Le Monde" precede a la elección el próximo 29 de noviembre del nuevo presidente de la UMP, cargo por el que Sarkozy se enfrenta a los exministros Bruno Le Maire y Hervé Mariton.

Los estatutos del partido prevén además unas primarias en 2016 para designar al candidato para las presidenciales de 2017, puesto al que aspiran de momento Fillon, el exministro de Exteriores Alain Juppé y el diputado Xavier Bertrand, y al que se da por hecho que Sarkozy también se va a presentar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha