eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los rohinyás y el yihadismo, entre los temas a abordar en la cumbre de ASEAN

- PUBLICIDAD -

La amenaza del Estado Islámico (EI), la minoría musulmana rohinyá y las disputas soberanistas en el mar de China Meridional serán algunos de los problemas que se abordarán en la cumbre de ASEAN que comienza mañana en Manila.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Además de los líderes de ASEAN, está previsto que participen en la cumbre que durará hasta el martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro chino, Li Keqiang, así como mandatarios de la Unión Europea (UE), Rusia, Japón, Corea del Sur y Australia, entre otros.

La crisis de los rohinyás, una minoría apátrida de Birmania, será uno de los asuntos más espinosos en la reunión debido a las reticencias de las autoridades birmanas, que no reconocen la ciudadanía a esta perseguida comunidad.

La líder de facto birmana, la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, ha sido criticada por no interceder a favor de los rohinyás, a los que muchos birmanos consideran inmigrantes de Bangladesh, a pesar de que ese país tampoco los reconoce como nacionales.

Más de 600.000 rohinyás han escapado en los últimos tres meses a Bangladesh huyendo de la violencia por parte del Ejército birmano en una situación calificada por la ONU como de "limpieza étnica de manual".

Malasia e Indonesia, países de mayoría musulmana, han pedido medidas en varias ocasiones para solventar la persecución de esta minoría, aunque el principio de "no interferencia" de ASEAN puede dificultar el debate en la cumbre.

El terrorismo es también una preocupación en la región, sobre todo con el aumento de la influencia del EI, al que han jurado fidelidad varios grupos yihadistas en Indonesia, el país con mayor población musulmana del mundo, y Filipinas.

El pasado 23 de octubre, las autoridades filipinas anunciaron el fin de las hostilidades en la sureña ciudad de Marawi, que había estado ocupada por yihadistas del Grupo Maute y el EI desde cinco meses atrás, con un saldo de 920 insurgentes, 165 soldados y 47 civiles muertos.

Algunos analistas temen que muchos de los indonesios, malasios o filipinos en las filas del EI en Oriente Próximo retornen al Sudeste Asiático para hacer la yihad o guerra santa a medida que el grupo pierde sus bastiones en Siria e Irak.

Varios países de ASEAN -Brunei, Filipinas, Malasia, y Vietnam- reclaman parcialmente la soberanía en islas e islotes en el mar de China Meridional frente a Taiwán y Pekín, que reivindica casi la totalidad del área.

China y ASEAN negocian desde hace años un acuerdo de conducta para evitar conflictos en el citado mar, que contiene importantes recursos naturales y un tráfico marítimo anual de bienes valorado en 5 billones de dólares (4,5 billones de euros).

La amenaza nuclear por parte de Corea del Norte, un tema que ha sido reiterado por Trump en su gira por Japón, Corea del Sur, China y Vietnam antes de recalar en Manila, será otro de los asuntos que coparán las conversaciones de los líderes en Filipinas.

Varios países de ASEAN han mantenido un limitado intercambio comercial con Corea del Norte, pero las relaciones se han enfriado tras los ensayos nucleares de Pionyang y el asesinato de Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano, Kim Jong-un, en Kuala Lumpur el pasado febrero.

Los servicios secretos de Corea del Sur responsabilizaron a Pionyang, mientras que las autoridades norcoreanas niegan las acusaciones y alegan una conspiración en su contra.

El crecimiento económico se mantiene como el motor de ASEAN que ha salvado las diferencias ideológicas entre regímenes comunistas como Laos y Vietnam, países de mayoría musulmana como Malasia e Indonesia y democracias imperfectas como Filipinas y Singapur.

El bloque, que este año cumple medio siglo, ha dejado atrás los años de conflicto y guerras vividos entre los años 60 y 90, pero la mayoría de sus miembros aún se encuentran dirigidos por gobiernos autoritarios.

Tailandia, por ejemplo, está gobernada por una junta militar desde el golpe de Estado de 2014.

"La situación en ASEAN no es inmune a las tendencias globales. El ascenso de China conforta a los líderes del Sudeste Asiático que nunca acogerán voluntariamente la democracia competitiva", dijo Nicholas Farrelly, profesor de la Universidad Nacional Australia, en un artículo en la revista "Nikkei Asian Review".

"Para los mandatarios de ASEAN, Donald Trump suena como el tipo de presidente americano del que tienen poco que temer. Él saludará su línea dura en el uso de la ley y su preferencia general por el capitalismo de compinches", agregó el analista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha