eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La salida de Hagel del Pentágono deja a Obama un vacío difícil de cubrir

- PUBLICIDAD -
La salida de Hagel del Pentágono deja a Obama un vacío difícil de cubrir

La salida de Hagel del Pentágono deja a Obama un vacío difícil de cubrir

La renuncia de Chuck Hagel como jefe del Pentágono deja al presidente de EEUU, Barack Obama, un vacío difícil de cubrir, ya que muy pocos parecen tener el perfil para comandar la campaña contra el Estado Islámico (EI) e influir en las decisiones de política exterior que toma la Casa Blanca.

Dos de quienes empezaron a sonar para sustituir a Hagel, el senador demócrata Jack Reed y la exjefa de política del Pentágono Michele Flournoy, se han dado prisa en dejar claro que no están interesados en el cargo.

Ha sorprendido especialmente el caso de Flournoy, que alega "motivos familiares", y que ya estuvo en las quinielas cuando Obama designó a Hagel en enero de 2013. Hubiera sido la primera mujer de la historia en liderar el Departamento de Defensa.

"Obama, le guste o no, va a necesitar un jefe del Pentágono que supervise una guerra que él no quiere luchar", reflexionó tras conocerse esta semana la renuncia de Hagel el columnista Dana Milbank, del Washington Post, en referencia a la campaña militar contra los yihadistas del EI en Siria e Irak.

De acuerdo con la Casa Blanca, Obama cree que en este momento es necesario otro tipo de liderazgo al ejercido por Hagel y así se lo hizo saber al exsenador republicano, cuya salida fue decidida de mutuo acuerdo con el presidente.

Milbank remarcó que incluso el expresidente demócrata Jimmy Carter ha dicho que Obama fue "demasiado lento" en su respuesta a la amenaza del EI y, por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, ha comenzado a dejar "flotar" la idea de que sería bueno que tropas estadounidenses combatan en el terreno contra los yihadistas.

El otro aspecto que puede haber llevado a potenciales candidatos a jefe del Pentágono a apartarse de la contienda es el hecho, comentado en todos los círculos políticos, de que en este Gobierno la batuta de la política exterior la lleva la Casa Blanca y, en particular, un grupo de asesores muy cercanos a Obama.

Aunque cada administración durante los últimos 30 años "ha concentrado más y más poder en la Casa Blanca", algunos cargos como los secretarios de Defensa y de Estado mantenían "cierta autoridad independiente", explicó este viernes a la cadena pública PBS el columnista David Brooks, del New York Times.

Sin embargo, Brooks anotó que bajo este Gobierno incluso la autoridad de esos cargos se ha visto "seriamente debilitada, y ninguna más que la de Chuck Hagel", quien "no fue consultado" por la Casa Blanca durante sus casi dos años de mandato sobre muchas de las políticas que son responsabilidad del Departamento de Defensa.

Como recordó Obama al anunciar su marcha, Hagel llegó al Pentágono en un momento "de transición" con la tarea de gestionar la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que debe culminar a finales de año, y el recorte del presupuesto gubernamental para defensa.

En el camino, la crisis con Rusia por el conflicto en Ucrania y el ascenso del EI pusieron a prueba su liderazgo.

Además, Hagel cuestionó recientemente que la estrategia actual de EEUU en Siria haya permitido al presidente Bachar Al Asad retener el poder, en un memorando dirigido a la principal asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice.

Hubo tensiones también sobre Guantánamo, ya que la Casa Blanca presionó durante todo este año a Hagel para que agilizara el cumplimiento de las directivas presidenciales emitidas para reducir gradualmente el número de presos que alberga esa cárcel ubicada en una base militar en Cuba.

Al hacer su elección, Obama "tiene que recordar que ningún secretario de Defensa puede ser eficaz si la Casa Blanca impone demasiadas restricciones a las opciones que estamos considerando en este tiempo de peligros en Oriente Medio", advirtió en un artículo Michael O'Hanlon, analista del instituto Brookings.

En la "lista corta" de quienes suenan hoy para reemplazar a Hagel están el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, el actual "número dos" del Pentágono, Bob Work, y su predecesor en ese cargo, Ashton Carter.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha