eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un seguidor del EI admite que intentó atentar contra una base militar de EE.UU.

- PUBLICIDAD -
Un seguidor del EI admite que intentó atentar contra una base militar de EE.UU.

Un seguidor del EI admite que intentó atentar contra una base militar de EE.UU.

Un seguidor del grupo terrorista Estado Islámico (EI) se declaró hoy culpable de tratar de hacer explotar un vehículo bomba en la base militar de Fort Riley en Manhattan (Kansas), informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El individuo, identificado como John T. Booker Jr., de 21 años, se confesó culpable ante el juez del distrito de Kansas Carlos Murguia de un cargo de tentativa de uso de arma de destrucción masiva y de otro cargo de intento de destrucción de la propiedad del gobierno con disparos o explosivos.

"John Booker admitió que intentó matar a personal militar de Estados Unidos en suelo estadounidense en el nombre del EI", dijo en el comunicado el fiscal general adjunto para Seguridad Nacional, John P. Carlin.

Aún no se ha fijado la vista para decidir la pena que se le impondrá a Booker.

"La principal prioridad de la División de Seguridad Nacional es la lucha contra las amenazas terroristas y la protección de las vidas de estadounidenses mediante la detención de los responsables que se dedican a atacarnos", agregó Carlin.

Booker, que se enfrenta a una pena de 30 años de prisión, admitió que intentó perpetrar una ataque suicida con coche bomba para matar a soldados estadounidenses y ayudar así en la lucha del EI contra Estados Unidos, según el Departamento de Justicia.

El plan del joven de Kansas era construir una bomba con más de 450 kilos de nitrato de amonio y detonarla sin importar que ello le costaría la vida también a él, según el comunicado oficial.

Además, planeaba filmarlo todo en vídeo para que el resto de ciudadanos pudieran observar su atentado suicida.

"Os sentáis en vuestros hogares creyendo que esta guerra se acabó en Irak", decía Booker en el vídeo que ya había comenzado a preparar.

Pero los planes de Booker se vieron frustrados cuando descubrió que sus dos ayudantes eran en realidad informantes secretos del FBI.

Desde marzo de 2014, el FBI investigaba al sospechoso, que anunció en las redes sociales su compromiso con la yihad.

Después de eso, trató de alistarse al ejército estadounidense para atentar desde dentro del cuerpo, pero fue rechazado.

El FBI le siguió la pista durante más de un año y finalmente le arrestaron mientras hacía las últimas conexiones del aparato detonador, el 10 de marzo de 2015, en la base de Fort Riley, según el Departamento de Justicia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha