eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los socialistas ganan elecciones de Mongolia, según los primeros resultados

- PUBLICIDAD -
Los socialistas ganan elecciones de Mongolia, según los primeros resultados

Los socialistas ganan elecciones de Mongolia, según los primeros resultados

Los socialistas del Partido Popular de Mongolia (PPM) ganaron hoy las elecciones de Mongolia con una amplia mayoría absoluta, según los primeros resultados difundidos por la Comisión Electoral General del país citados por la prensa local.

El primer recuento de votos otorga 63 de los 76 diputados del Gran Hural (Parlamento) al opositor PPM, que con este resultado formaría gobierno y nombraría al primer ministro del país, seguidos por el gobernante Partido Democrático (PD, conservadores), con 11 escaños, informó el diario Ulan Bator Post.

Los dos diputados restantes corresponden al Partido Popular Revolucionario de Mongolia, una escisión del PPM, y a un candidato independiente, aunque los resultados definitivos no se darán a conocer hasta este jueves.

Los centros electorales se cerraron a las 22.00 hora local (13.00 GMT) tras una larga jornada de votaciones que había empezado a las 07.00 (22.00 GMT del martes).

Según los datos de la Comisión Electoral General de Mongolia difundidos por la agencia oficial Montsame, el dato provisional de participación fue del 73,8 %, a falta de computar los datos de seis circunscripciones, con lo que aumentó siete puntos y medio con respecto a las legislativas de hace cuatro años.

A las 12.00 de la mañana hora local (03.00 GMT), la participación se situaba en el 23,3 %, avanzó hasta un 55 % a las 17.00 horas (08.00 GMT) y siguió subiendo, a un ritmo menor, hasta el cierre de urnas.

El porcentaje de votantes que ejercieron su derecho hoy, además, interrumpió la racha histórica por la que se pasó de una participación del 98 % en las legislativas de 1990 -año de la revolución pacífica que terminó con siete décadas de régimen comunista- a otra del 65 % en 2012.

Los problemas económicos centraron la campaña en un país que depende de sus exportaciones mineras y que ha sido castigado por la caída de los precios de las materias primas, la ralentización de China (su mayor socio comercial) y la disminución de la inversión extranjera.

Mongolia llegó a estas elecciones al borde del estancamiento económico -el Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento del 0,4 % para este ejercicio- tras registrar una expansión del 17,3 % en 2011, más que ningún otro país ese año.

Los votantes castigaron la gestión del PD en unos cuatro años en los que el Gobierno sufrió varias crisis que forzaron a la dimisión de un primer ministro, Norovyn Altankhuyag.

Altankhuyag fue sustituido por Chimed Saikhanbileg, quien, a su vez, formó un Ejecutivo de concentración con el PPM que terminó rompiéndose con la dimisión de los ministros de ese partido.

A la amplia mayoría absoluta del PPM contribuyó, en parte, la reforma electoral aprobada por el Parlamento a menos de dos meses de las elecciones y que, según ONG y organismos internacionales, favorecía a los partidos mayoritarios.

Un informe de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE) advirtió de las "ambigüedades" de la ley electoral, las quejas de "recuentos defectuosos" en elecciones previas, las irregularidades en el proceso de formación de las circunscripciones (diferentes de las divisiones administrativas) y el "sesgo político" en las comisiones que controlan los comicios.

Los comicios mongoles, en los que algo más de 1,9 millones de personas estaban llamadas a las urnas, fueron supervisados por unos 400 observadores internacionales, entre ellos un equipo de la OSCE.

En la capital de Mongolia, Ulán Bator, el ayuntamiento emitió una prohibición de venta de alcohol desde hoy y hasta el viernes para "evitar las actividades delictivas" coincidiendo con las elecciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha