eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El grupo socialistas europeos subrayan su apoyo a la transición tunecina

- PUBLICIDAD -
La eurodiputada socialista critica el aplazamiento de las municipales en Túnez

La eurodiputada socialista critica el aplazamiento de las municipales en Túnez

El grupo socialista del Parlamento Europeo subrayó hoy su apoyo a la transición tunecina y abogó por introducir una visión política más progresista en ese país al analizar su transición política, en riesgo por la aguda crisis económica y el regreso sostenido del antiguo régimen.

En un seminario celebrado en la capital tunecina, los eurodiputados españoles trazaron, además, similitudes entre el proceso democratizador que afronta Túnez y el que vivió España en los años setenta.

"Creemos que la democracia en Túnez necesita un bloque progresista fuerte y la intención es que mantengan ese diálogo entre ellos. Nosotros sólo lo hemos animado" explicó a Efe Elena Valenciano, vicepresidenta del Grupo Socialista en la Eurocámara.

"Esperamos que para las próximas elecciones pueda haber algunas alianzas", agregó Valenciano en alusión a las municipales, pendientes desde la revolución de 2011 y que esta semana volvieron a ser aplazadas.

Un retraso que, junto a algunas polémicas leyes aprobadas en los últimas semanas y el regreso al gobierno de ministros de la dictadura depuesta alimentan la inquietud sobre el futuro de la única de las "primaveras árabes" que sobrevive.

En la misma línea se expresó el europarlamentario Enrique Guerrero, copresidente del Forum Progresista Global, organizador de un evento que ha reunido también a políticos tunecinos, sindicatos y miembros de la sociedad civil.

"Estamos aquí para hablar de relaciones estratégicas con la UE... que comportan seguridad, inmigración, desarrollo económico, posiciones comunes en los organismos internacionales", explicó a Efe Guerrero.

"Y de todo ello los socialistas podemos intercambiar opiniones y tratar de apoyar las posiciones de los progresistas tunecinos", agregó el diputado, para quien no todo se reduce "a una cuestión económica".

Al hilo de este argumento, Guerrero subrayó la importancia de la cooperación en Túnez, "el país más estable de la región y que está en medio de un polvorín".

"Es muy importante para la UE tener interlocutores fuertes y tener un foco donde establecer las bases firmes de cooperación con esta parte del Mediterráneo, que es totalmente estratégica para la UE", señaló.

Valenciano, por su parte, quiso trazar paralelismos con la transición española y defendió el papel que los socialistas desempeñaron en la misma, un papel que, a su juicio, ahora deben escribir los progresistas tunecinos.

"En España lo sabemos muy bien. Un proceso de transición democrática no se concluye en tres años. Es un proceso que necesita mucho apoyo, mucha generosidad por parte de los actores políticos y que necesita hacerse cargo de los problemas reales de los ciudadanos", afirmó.

"Y estos tienen mucho que ver con la desigualdad, la falta de empleo, la falta de expectativas. Y eso debe hacerlo la izquierda", añadió.

El discurso positivista de los europarlamentarios tuvo como contrapunto la alerta de sus colegas tunecinos, que insistieron en destacar los pasos atrás que comienzan a percibirse.

Es positivo este intercambio de experiencias "sobre todo con aquellos países que han vivido procesos democráticos como es el caso del Partido Socialista Español y del que podemos aprender la lección", dijo a Efe Khalil Zaouia, ex ministro de Asuntos Sociales del primer gobierno democrático de 2011.

"El país vive dificultades. La transición política no está totalmente terminada, la instauración del estado de derecho y democrático está todavía en camino, las instituciones constitucionales todavía no han sido establecidas y la aplicación de la Constitución no es todavía completa", afirmó.

"A esto se suma la actual crisis económica", agregó Zaouia, presidente del Ettakatol, partido miembro de la familia socialista.

A las dificultades financieras, con una deuda que asciende a 66,9% del PIB, se suman medidas adoptadas por el gobierno conservador de Nidaá Tunis, apoyado por los islamistas de Ennahda.

La última de ellas fue la controvertida ley de "reconciliación económica", aprobada en el Parlamento tunecino con el rechazo de la oposición progresista, que permite perdonar a aquellos funcionarios que se enriquecieron con la corrupción durante la época de Ben Ali.

"Algunos se han mostrado preocupados por una posible involución del proceso democrático y muchos otros esperan que no sea así y que la colaboración de personas que han estado en otro momento histórico al frente del gobierno no signifique más que eso, una colaboración y una aportación constructiva", admitió Valenciano.

"Evidentemente no se puede dividir a los países por la mitad porque eso nunca fructificaría. Pero es verdad que hay precios que no hay que pagar y uno de ellos es el perdón a la corrupción", sostuvo Guerrero.

El proceso, como señaló Zaoui, debe recuperar la credibilidad con la celebración de las municipales "un paso muy importante para instaurar una democracia de proximidad y comenzar con la descentralización", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha