eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los socialistas lusos rechazan un acuerdo de "recortes" con el Gobierno

- PUBLICIDAD -

El líder del Partido Socialista portugués, António José Seguro, rechazó un acuerdo con el Gobierno luso sobre los límites del gasto público por considerarlo una vía para aplicar "más" recortes a pensionistas y funcionarios.

Seguro respondió con un "no" a la petición del primer ministro luso, el conservador Pedro Passos Coelho, que había solicitado este sábado la apertura de un "entendimiento" a medio plazo sobre los objetivos de gasto público del país tras la salida de la "troika".

"El primer ministro solo quiere la complicidad del PS para los recortes en las pensiones y en los salarios de la función pública", declaró el dirigente socialista a los periodistas en un acto del partido en Funchal (Madeira), según publican hoy medios portugueses.

Seguro defendió que es necesario un equilibrio en las cuentas públicas, pero por un camino "diferente" basado en una estrategia de "reformas y no de recortes".

El líder socialista censuró la petición de diálogo del jefe del Ejecutivo y aseguró que Passos Coelho está "perdido y desorientado", ya que "se contradice" en sus palabras por haber recusado en anteriores ocasiones el coloquio.

En ese sentido, Seguro argumentó que, si el Gobierno hubiera querido llegar a un acuerdo con su partido, no hubieran fracasado las conversaciones que este verano se abrieron a raíz de una crisis política de la alianza conservadora gobernante.

Aquel acercamiento entre el principal partido de la oposición y los que forman la mayoría conservadora -el Partido Social Demócrata y el Centro Democrático Social Partido Popular- fue auspiciado en julio por el presidente de la República, el conservador Aníbal Cavaco Silva.

Sin embargo, los socialistas dieron por acabadas las reuniones con ambos partidos por la falta de consenso sobre los límites de las medidas de austeridad.

Passos Coelho justificó este sábado un nuevo "entendimiento" como una forma de ayudar a tranquilizar a los mercados en la recta final del programa del rescate que Portugal pidió en abril de 2011 a la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Gobierno luso planea su estrategia para lograr una financiación autónoma con tasas de interés sostenibles a partir de mayo de este año, cuando espera agotar los fondos de sus acreedores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha