eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las sospechas de ocultación de documentos llevan a JxS y CUP a cambiar de método

- PUBLICIDAD -

Las sospechas de ocultación de documentos entre los diferentes actores que intervienen en las negociaciones para alcanzar un acuerdo de investidura en Cataluña han llevado a Junts pel Sí (JxS) y la CUP a cambiar el método de sus conversaciones e incluso a grabarlas para que quede constancia.

Según han explicado a Efe fuentes conocedoras de los contactos entre JxS y la CUP, las tensiones entre ambas formaciones y el fuego cruzado de acusaciones hasta ayer fue producto, en parte, de los recelos mutuos, incluso dentro de cada parte negociadora.

La CUP reunió el pasado domingo en Manresa (Barcelona) a sus bases para debatir sobre la negociación y reiterar su rechazo a investir a Artur Mas como presidente de la Generalitat, un cónclave que causó malestar en las filas de JxS.

Al día siguiente, JxS se quejó de que la CUP no explicara a su militancia los avances negociadores en las diversas mesas de discusión, entre ellas la que aborda el proceso constituyente de una "república catalana", los pasos para la desconexión de España o un plan de choque con medidas sociales.

La CUP, a su vez, replicó el martes, a través de su diputado Sergi Saladié, que se había intentado por todos los medios arrancar compromisos en firme a JxS para poder presentarlos ante sus bases pero no se había obtenido respuesta alguna antes de domingo.

Desde JxS insistieron en desmentir que hasta entonces no se hubiesen formulado propuestas e indagaron qué había podido suceder en el transcurso de las negociaciones que los múltiples interlocutores han ido manteniendo en las últimas semanas a diferentes niveles y sobre temas diversos en busca de un acuerdo.

Según las fuentes consultadas por Efe, algunos de los documentos y propuestas que JxS había planteado a la CUP quedaron retenidos por los interlocutores de la izquierda anticapitalista, que no informaron sobre estas novedades al conjunto de sectores de su propia formación.

Las sospechas internas en este sentido arreciaron a principios de esta semana y, el miércoles, el exdiputado de la CUP en el Parlament David Fernàndez publicó en el diario Ara un artículo en el que se posicionaba a favor de que la izquierda anticapitalista ceda dos votos a Mas para permitir su investidura a cambio de un plan de choque social y el desbloqueo del proceso soberanista.

También en las filas de JxS ha cundido en algún momento la sensación de que la información sobre el estado de las negociaciones no era compartida al cien por cien y que había datos que CDC conocía pero no así ERC.

Después de unos días de confusión, JxS y la CUP acordaron ayer cambiar el método de negociación y fusionar las conversaciones en una única mesa de trabajo.

Acordaron, además, una medida inédita para evitar malos entendidos: las conversaciones se grabarán y se cederán a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para que las custodie, según ha explicado el diputado de la izquierda anticapitalista Benet Salellas.

Fuentes del Parlament han indicado este mediodía que Forcadell aún no ha recibido ninguna petición para que custodie las grabaciones y que, si la recibe, ya comunicará su decisión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha