eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una testigo relata que borró imágenes de la actuación de los Mossos en el Raval tras la visita de una agente en su casa

La Policía remite al Juzgado nuevas diligencias entre las que se incluye la transcripción de la llamada de Benítez donde decía estar sangrando

- PUBLICIDAD -

Una testigo de la intervención de los Mossos d'Esquadra en la calle Aurora del Raval de Barcelona tras la que murió el empresario Juan Andrés Benítez ha relatado a la Policía Nacional que borró las imágenes que había tomado con su móvil de la intervención policial tras recibir la visita de una agente del cuerpo autonómico en su propia casa.

Según el acta de la declaración a la que ha tenido acceso Europa Press, Caroline Isabelle Couret, de origen francés, aseguró el pasado martes a los agentes que "durante el tiempo que permaneció en el balcón, unos tres minutos, observó como una agente (mujer) de Mossos d'Esquadra requería que se abriese la puerta de acceso a su finca, a la vez que seguidamente escuchó sonar el timbre de su vivienda".

Esta mujer añade ante los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial que en esos momentos vio "a la referida agente", que dirigiéndose a ella "le preguntó si había tomado fotos de los hechos que estaban ocurriendo en la calle". Según el acta de la declaración la joven, le contestó que sí y fue ella misma la que "voluntariamente" se ofreció a borrarlas "inmediatamente, cosa que realizó en presencia de la referida policía, la cual se marchó una vez que vio como la declarante realizaba dicha acción".

Sobre el resto del suceso relata la mujer que desconoce lo que pudo pasar ya que se introdujo en su domicilio y continuó su trabajo "en la zona interior de la vivienda, opuesta al balcón, lo que le impidió continuar escuchando los referidos gritos y lo que pudiera ocurrir en la calle".

Preguntada por el motivo de la destrucción de las citadas fotos y video asegura que "las destruyó al considerar que había realizado algo contrario a sus principios", aunque admite que "dicha acción la precipitó ante la presencia y pregunta policial". También aseguró ante los investigadores policiales que se cree capacitada para identificar a la agente de los Mossos d'Esquadra que subió hasta su casa.

LE DIO TIEMPO A MANDAR DOS FOTOS A UN AMIGO

No obstante, la joven introduce una novedad en su declaración en la que asegura que "dos de las fotos que obtuvo de los hechos narrados las envió, vía whatsApp, a un amigo que actualmente se encuentra de viaje fuera de España, al que posteriormente, al borrar la declarante sus fotos, también le solicitó que realizara lo mismo con las suyas".

En ese sentido, ha asegurado a los investigadores que "que contactará con su amigo a fin de confirmar si destruyó dichas fotos, para en caso contrario solicitarle que se las reenvíe a ella, lo que entregará en caso de recuperarlas". La joven de origen francés ha entregado a la Policía Nacional su teléfono móvil, modelo Soy Xperia "a fin de que por especialistas policiales intenten rescatar las imágenes que destruyó".

Esta declaración ha sido ya remitida por la Policía Nacional al Juzgado de Instrucción número 20 de Barcelona que investiga los hechos y cuyo titular decidió imputar a ochos mossos por la muerte del empresario al que redujeron después de una pelea en la calle. La Generalitat de Catalunya le ha apartado del Cuerpo ante la gravedad de los delitos.

El Grupo II de la Sección de Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona ha remitido a la juez nuevas diligencias con fecha del 7 se noviembre en la que se hace un último relato de hechos y en el que se recoge la llamada que Juan Andrés Benítez realizó a la Guardia Urbana de Barcelona instantes antes de ser reducido por los Mossos.

"ESTOY SANGRANDO"

El empresario denunciaba tener "un ladrón en casa" al cual decía haber "cogido dentro". "Nos hemos peleado y estoy sangrando y está aquí toda su familia; me han robado de todo, de todo (...) Sí, ellos me lo...; esta droga te hace perder la visión momentáneamente, pero después la recupera", aseguraba en esa llamada que la Policía Nacional introduce en sus diligencias, según explica, "a los efectos de solventar las dudas generadas y subsanar los errores que se hubieran podido consignar en dichos documentos". En un primero momento los investigadores entendieron que el denunciando decía "quedando" en lugar de "sangrando".

Esta transcripción entre el empresario y la teleoperadora de la Guardia Urbana ha estado supervisada por la Brigada Provincial de Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona que ha empleado medios técnicos (hardware y software adecuados) para la audición del CR-Rom conteniendo los archivos de voz de dicha llamada telefónica. Aún así la Policía advierte de las debidas "reservas por las deficiencias observadas en la vocalización de algunas palabras por parte de Juan Andrés" (Benítez).

Estas diligencias cuentan con las declaraciones de numerosos testigos que relatan su versión de lo que vieron esa noche. En relación a la sangre, se incluyen tres testimonios que llevan a los investigadores a concluir que la pelea previa a la intervención de los Mossos fue "de escasa intensidad y corta duración, en la que ambos contendientes se intercambiaron golpes, ocasionándose lesiones de escasa entidad".

UN VEHÍCULO DE MOSSOS BLOQUEABA LA CALLE

También se recoge la declaración del "primer sanitario en llegar al lugar de los hechos", según el cual "una vez se aproximaron al lugar, intentaron acceder a la calle Aurora, a través de la calle Rambla del Raval, momento en el que les es interrumpido el paso por un vehículo policial de Mossos d`Esquadra que se encontraba bloqueando la calle".

Este sanitario y su compañero "decidieron apearse de la ambulancia para posteriormente acercarse a pie al lugar de los hechos, momento en el que observaron a unos nueve o diez agentes policiales reduciendo a un individuo que tenían estirado en el suelo, a la vez que eran requeridos por un funcionario de Mossos d`Esquadra, el cual les solicitó asistieran a una compañera de ese mismo cuerpo policial".

Narra que "como es practica habitual, para no interferir en una intervención policial, ambos miembros de la dotación sanitaria, permanecen junto al vehículo a la espera de ser requeridos" y que fue "transcurridos unos quince minutos aproximadamente" cuando "se acercó un funcionario policial (Mossos d`Esquadra), el cual solicitó asistencia para el detenido, indicando que este se encontraba inconsciente". Tras llegar al lugar dicha dotación, observaron como el detenido se encontraba "introducido en la parte posterior del vehículo policial, esposado y con síntomas, al parecer, de parada cardiaca".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha