eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La vicepresidenta se reúne con el primer ministro chino en un hotel de Palma de Mallorca

Soraya Sáenz de Santamaría se desplaza a Baleares para reunirse con Li Keqiang a la vuelta de su gira por Latinoamérica

El interés del mandatario, que viene acompañado de una delegación de 120 personas, se centra en las infraestructuras españolas y la tecnología en energías renovables

- PUBLICIDAD -
La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al primer ministro chino.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al primer ministro chino.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha estado presente este miércoles junto a Mariano Rajoy en la sesión de control en el Congreso. El motivo ha sido la celebración de una reunión con el primer ministro chino, Li Keqiang, en Palma de Mallorca. A la cita, que solo tendrá cobertura gráfica para los periodistas, ha asistido también el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz; José Ramón Bauzá, presidente en funciones de Baleares, y la delegada del Gobierno en la comunidad, Teresa Palmer. A Li Keqiang también le acompaña su ministro de Asuntos Exteriores, Wang Li.

Fuentes de Moncloa han explicado que el motivo de la cita es cerrar varios acuerdos comerciales y que el interés de China en las infraestructuras y en la tecnología en materia de energías renovables. El mandatario chino ha hecho escala en Palma a su vuelta de una gira por varios países de Latinoamérica como Chile, Perú y Colombia. La presencia de Li Keqiang en la capital de Baleares, que viene a España acompañado por una delegación de más de 120 personas, ha obligado a blindar durante 48 horas el hotel en el que se alojará.

La importancia de las relaciones entre China y España fue decisiva a la hora de aprobar la reforma de la ley de justicia universal. Los partidos de la oposición calificaron de "chantaje" la presión de China Con esa modificación, China logró que el Gobierno se comprometiera a no interferir en asuntos como la extradición de diversos exjerarcas por el genocidio del Tíbet, a pesar de que la Audiencia Nacional les imputó.

La rapidez del Gobierno español en obedecer a los intereses de China en este asunto fue aplaudida por ese país, que elogió la "habilidad y sabiduría" del Ejecutivo español para hacer realidad sus pretensiones.

Para preparar el entendimiento,  María Dolores de Cospedal viajó a ese país hace dos años y firmó un acuerdo inédito de entendimiento y cooperación con el Partido Comunista chino a pesar de las diferencias ideológicas entre ambas formaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha