eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La visita de Modi a Pakistán da un espaldarazo al diálogo de paz

- PUBLICIDAD -
La visita de Modi a Pakistán da un espaldarazo al diálogo de paz

La visita de Modi a Pakistán da un espaldarazo al diálogo de paz

La visita a Pakistán del primer ministro indio, Narendra Modi, no altera el tablero de juego en su recién anunciado diálogo de paz, pero reafirma el acercamiento forjado en las últimas semanas gracias a un cambio en la política del dirigente y el supuesto respaldo del Ejército paquistaní.

Modi y su homólogo paquistaní, Nawaz Sharif, mantuvieron hace un mes una reunión informal durante la cumbre del Clima en París, desatando una serie de acontecimientos que darían un giro a la relaciones entre las dos naciones.

Tras la cancelación de dos encuentros de alto nivel en agosto de 2014 y 2015 entre acusaciones mutuas, los asesores de Seguridad Nacional de ambos países se reunieron finalmente a principios de diciembre en Bangkok y unos días más tarde la India y Pakistán anunciaron el inicio de un diálogo amplio de paz.

En un espaldarazo al proceso, Modi protagonizó el pasado viernes la primera visita de un máximo mandatario indio a Pakistán en once años para mantener un encuentro sorpresa con Sharif en su residencia en Lahore, en un ambiente cordial que contrasta con sus palabras de hace apenas año y medio.

"Es evidente que Pakistán está promoviendo el terrorismo. (...) Tenemos que responder en un idioma que Pakistán entienda, la India debería dejar de hacer un espectáculo de si misma intercambiando cartas de amor con sus líderes", sentenció Modi durante la campaña electoral que le llevaría al poder en mayo de 2014.

Para el analista del Instituto Jinnah de Pakistán Fahd Humayun, la oleada de "extremismo" registrada en la India en los últimos meses, con actos como el linchamiento de musulmanes acusados de poseer carne de vaca, y las consecuentes protestas contribuyeron a que Modi abandonase su política "radical" hacia el país vecino.

Otro de los factores que desataron el cambio fue la derrota del partido de Modi, el nacionalista hindú BJP, en las importantes elecciones regionales del estado de Bihar (norte de la India) entre octubre y noviembre, en las que se utilizaron sin éxito las relaciones diplomáticas con Pakistán como un argumento de campaña, explicó a Efe Humayun.

Además, el analista destacó en este sentido la presión internacional ejercida sobre Nueva Delhi después de que Islamabad elevase este año sus conflictos bilaterales a la ONU.

Sameer Patil, del centro investigador indio Gateway House, apuntó a Efe que, si bien la exportación de terrorismo de la que la India acusa a Pakistán no ha cesado, Modi se lanza al mar Arábigo con el flotador del retroceso, por lo que "siempre" podrá echarse atrás y decir: "Probé y no funcionó".

Pakistán nombró a finales de octubre como asesor de Seguridad Nacional al ex teniente general Nasser Khan Janjua, en un gesto que fue visto como un hachazo al poder del Gobierno civil en favor del Ejército, del que se especula que es el encargado de tomar las decisiones en el país.

"Cada vez (que se iniciaba un diálogo, el interlocutor) solía ser alguien del Ejecutivo civil y al tratar con la India respondía que iba a consultarlo y luego se pondría de nuevo en contacto, lo que quiere decir que iban a preguntar al Ejército", señaló Patil.

Por ello, cree que el nombramiento del ex militar, que "no necesita la autorización" de la Fuerzas Armadas, ha sido un importante factor en el reciente acercamiento de las naciones vecinas.

El analista de la Observer Research Foundation de Delhi C. Raja Mohan fue un paso más allá para asegurar que, de hecho, hasta ahora "sólo" se produjo diálogo "prolongado" cuando la India entabló conversación "directamente" con la cúpula militar paquistaní.

"Uno de esos periodos comenzó a finales de 2003, cuando el primer ministro (indio) Atal Bihari Vajpayee y sus asesores establecieron un canal de negociaciones discretas con el general Pervez Musharraf", entonces al frente de Pakistán, recordó Mohan en un artículo para su centro investigador.

El proceso finalizó con la elección del Gobierno civil de Asif Ali Zardari en 2008, cuando se produjeron también los atentados de Bombay que costaron la vida a 166 personas y terminarían por hundir las negociaciones, con la India acusando a los paquistaníes de la acción.

El nuevo diálogo pretende sustituir al labrado entonces bajo el Gobierno de Vajpayee, el último primer ministro en visitar Pakistán antes del viaje sorpresa de Modi, si bien analistas y líderes políticos vaticinan un largo camino por delante.

El analista de Gateway House valoró la voluntad política y el encuentro de los dos dirigentes en Lahore como una forma de "romper el hielo", pero advirtió de que llevará "algún tiempo" obtener avances significativos.

En esta línea, el asesor de Sharif en Asuntos Exteriores, Sartaj Aziz, pidió ayer no mantener "expectativas irreales", mientras que Humayun, para quien la visita de Modi "no cambia nada de la noche a la mañana", advirtió de un futuro "complicado".

"Es importante no poner las expectativas demasiado altas, existen grandes problemas entre la India y Pakistán, como Cachemira", región disputada por la que han librado dos guerras y en la que ambos tienen una postura muy fija, sentenció el analista paquistaní.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha