eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A subasta las puertas de la vivienda de la nobel birmana Aung San Suu Kyi

- PUBLICIDAD -
A subasta las puertas de la vivienda de la nobel birmana Aung San Suu Kyi

A subasta las puertas de la vivienda de la nobel birmana Aung San Suu Kyi

Las puertas de la casa donde la nobel de la paz birmana Aung San Suu Kyi pasó más de 15 años bajo arresto domiciliario y desde las que se dirigió a sus seguidores cuando fue liberada en 2010 van a ser subastadas.

Soe Nyunt, un simpatizante del partido de Suu Kyi, ha anunciado que en los próximos días ofrecerá los detalles sobre la subasta de las puertas y de la placa del número 54 de la Avenida de la Universidad de Rangún donde aún se encuentra la vivienda de la líder opositora.

El precio de salida sólo para las puertas será 200 millones de kyat (unos 194.000 dólares o 171.000 euros) y el dinero obtenido se destinará para la construcción de una nueva sede de la Liga Nacional por la Democracia (LND), liderado por Suu Kyi.

También dedicará los beneficios a las celebraciones del centenario del nacimiento del padre de la nobel de la paz y héroe de la independencia de Birmania (Myanmar), Aung San.

Soe Nyunt indicó que desde 2010 ha conservado con cariño la losa de cerámica con el número 54 y las puertas. "Si pudieran hablar, contarían la historia de la lucha por la democracia en Birmania en los últimos 25 años", escribió en su página de Facebook.

El birmano, dueño de un restaurante donde acuden a menudo los líderes del LND, compró las puertas tras la liberación de Suu Kyi en 2010, al encargarse de las renovaciones de la vivienda, situada junto al lago Inya.

"Sabía que algún día serían preciadas", aseveró el seguidor de la nobel de la paz, según el diario Irrawaddy.

Las puertas fueron instaladas en la residencia de estilo colonial después de que Suu Kyi volviera del Reino Unido a Birmania para cuidar de su madre enferma en 1988, tras lo que se unió y puso al frente de las manifestaciones prodemocráticas.

Originariamente azules, en 1995 fueron pintadas de rojo y amarillo, los colores del LND, antes de ser repintadas de nuevo en 2008.

Sobre estas puertas se asomó la nobel de la paz para saludar a los monjes y manifestantes en las revolución azafrán de 2007 y el día de su liberación, el 13 de noviembre de hace cinco años.

Aquél día de 2010, miles de seguidores se agolparon en la Avenida de la Universidad y se abalanzaron a través de los cordones militares, incluso antes de que los soldados tuvieran tiempo de retirar las empalizadas de madera y la alambrada de espino.

Radiante de felicidad, Suu Kyi se asomó por encima de la verja de la puerta vestida con una blusa de color lila y, tras colocarse en el pelo una flor de jazmín entregada por un seguidor, habló de reconciliación y de trabajar juntos para democratizar la nación asiática.

Suu Kyi, galardonada con el premio Nobel de la Paz en 1991 por su lucha pacífica a favor de la libertad en su país, pasó bajo arresto domiciliario -e incluso algún tiempo en la infame prisión de Insein- más de 15 años con periodos intermitentes de libertad.

La entonces junta militar siempre encontraba una excusa para volver a privarla de libertad.

Sin embargo, los militares cedieron el poder en 2011 a un Gobierno civil, formado tras las elecciones del año anterior, entre denuncias de fraude electoral por parte de la oposición y cuando Suu Kyi se encontraba aún recluida.

El Gobierno, formado en su mayoría por exgenerales afines al régimen anterior, han llevado a cabo estos años reformas aperturistas y han liberado a más de 2.000 prisioneros políticos, así como ampliado la libertad de prensa.

Pese a liderar la oposición, Suu Kyi no puede ser candidata presidencial porque la Constitución establece que cualquier persona cuyo cónyuge o hijos deban lealtad a un poder extranjero no pueden postularse para a ser presidente o vicepresidente del país.

Suu Kyi, nacida en Rangún en 1945, estuvo casada con el británico Michael Aris, fallecido en 1999, y sus dos hijos tienen pasaporte del Reino Unido.

La opositora ha solicitado en el Parlamento la enmienda de la Constitución por considerar que la cláusula vulnera sus derechos, pero no parece que vaya a conseguirlo antes de la celebración de las próximas elecciones en noviembre de este año.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha