eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

United Unknown: sátira y virales para digerir la realidad política española

United Unknown es el enigmático colectivo que se esconde detrás de algunos de los vídeos que más se han viralizado sobre política en España

Gracias a ellos podemos imaginarnos a Albert Rivera, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez como miembros de Los Ángeles de Charlie o a Rajoy como integrante del Club de la Comedia

Entrevistamos a una de las personas que integran el colectivo que ha sido fichado por Buenafuente o que colaboran con la Revista Mongolia.

- PUBLICIDAD -
Portada de Revista Mongolia de junio, de United Unknown

Portada de Revista Mongolia de junio, de United Unknown

En los últimos años, la solemnidad retórica parece haberse instalado como el discurso por defecto para regenerar la democracia. Afortunadamente, las redes sociales e Internet han multiplicado las réplicas políticas basadas en la broma y el chiste, manteniendo viva así esa vieja tradición tan propia de nuestro país de reírse de todo. En un mundo de GIFs y memes,  United Unknown se posiciona como uno de los estandartes de la remezcla audiovisual basada en el sátira política.

Vuestra identidad es un enigma. ¿Podéis contarnos cosas de quiénes sois sin desvelarla? ¿A qué se dedica United Unknown en el día a día?

No es demasiado relevante. Somos cualquiera y hacemos en el día a día lo que haría cualquier persona. Tal vez lo único que hacemos, que es un poco raro y nada recomendable, es visionar horas y horas de vídeos de políticos, buscando una expresión o un movimiento determinado.

Hay mucha literatura y referencias sobre el anonimato, desde  Luther Blisset hasta Anonymous. ¿Hay una postura política en vuestro anonimato o es un escudo antiproblemas legales/afectivos?

Cuando formamos el grupo en 2009 seguíamos de cerca las actividades de Anonymous. Si buceas en nuestro muro de Facebook verás que algunas de nuestras primeras imágenes, que datan de 2010, son acciones callejeras de intervención de propaganda política y una manifestación a favor de Wikileaks, Julian Assange y Bradley Manning, en la que también posteamos un manifesto de Anonymous. Así que sí, hay una postura política que sigue estas referencias. Dicho esto, el anonimato nos permite además tener una doble vida. Nos da la libertad creativa de poder criticar o parodiar libremente sin comprometer nuestras identidades personales.

Anonymous bebe de la denominada ética hacker. ¿Qué relación tenéis con la cultura libre?

En nuestros propios vídeos y montajes trabajamos por placer, sin ánimo de lucro, y los ofrecemos gratuitamente en las redes. Los licenciamos con Creative Commons, (by-nc-nd), pero pedimos que no se republiquen en redes sociales como Facebook, Twitter o Youtube, que para algo están las funciones de compartir o retuitear de estas plataformas.

Junto con otros autores de sátira política tenemos una lucha constante contra ciertas personas y páginas con muy poca ética, que descargan nuestros contenidos, borran nuestras firmas y ponen las suyas. ¿Cultura libre y gratuita? Sí, pero con ética y respeto. No se puede luchar por unos derechos pisoteando otros. Por ello participamos en  PACO (Plataforma de Autores de Contenidos Originales), una asociación que promueve las buenas prácticas en las redes sociales. Hay mucho trabajo por hacer, ya que no hay una cultura afianzada sobre cómo comportarse en las redes. Mucha gente piensa que por encontrar algo en internet puede hacer lo que quiera con ello.

Hace poco decíais en una entrevista que "nuestro deber moral es desobedecer leyes como la Ley Mordaza". ¿Qué le diríais a un activista old-school que considere que lo vuestro no es activismo? 

Le diríamos que en parte es cierto, porque últimamente estamos trabajando más en el género de la sátira política que en los proyectos de activismo. Pero para nosotros la sátira sigue teniendo una intención subversiva y va más allá del humor. El póster de " Yes we drone",  o el vídeo de " Rap Garoña No" serían dos ejemplos de proyectos que se acercan al activismo visual de manera más clara. En referencia a la Ley Mordaza, nos afecta a todos los ciudadanos y por lo tanto debería preocuparnos a todos por igual.

Hace poco, ' Querido Antonio' decía que prefería definir lo que hacía como "drama" y seguía diciendo que "humor es un término que implica demasiadas expectativas y demasiada responsabilidad. Un drama que bebe directamente de otro: la realidad política y social que nos rodea". Viendo que todo el mundo os categoriza como "humor", ¿os sentís cómodos ahí?

Sí, principalmente porque cuando realizamos nuestro trabajo somos los primeros en reírnos de lo que hacemos. Hay tanta responsabilidad en el humor como en el drama, ambos requieren de ingenio y cierta "gracia", algo de lo que ‘Querido Antonio’ va sobradísimo. El humor es, además, una medicina. Igual que el amor.

Habéis empezado a colaborar con LateMotiv, el programa de Andreu Buenafuente. ¿Os preocupa cómo os pueda afectar el mainstream?

No nos preocupa por ahora. Hacemos lo que nos gusta y nos pagan por ello. Hace unos años no nos podíamos imaginar que crearíamos vídeos de sátira política. Menos que saldrían por televisión y que nos pagarían. Ahora tampoco nos podemos imaginar qué vamos a hacer en un par de años, pero nos encanta esta incertidumbre. No nos vemos haciendo vídeos el resto de nuestra vida, pero queremos aprovechar que ahora es lo que nos divierte y que al parecer gustan.

Hace unos años escribía Henry Jenkins, en un capítulo de su libro Convergencia cultural titulado Photoshop para la democracia, que el poder que tenían ciertas herramientas para hacer "arte ciudadano" o "crítica política". ¿Podríamos reescribir ese capítulo basándonos en vuestro trabajo y titulándolo "After Effects para la democracia"?

Jajaja. Bueno, sería mejor ampliar la definición, ya que las herramientas digitales en general han posibilitado que un don nadie, sin recursos, sin grandes estructuras ni presupuestos (como nosotros) pueda realizar casi cualquier tipo de creación, sea imagen, vídeo, sonido o textos, y comunicarlo a través de las redes digitales. Además se puede aprender online la técnica que permite manejar estas herramientas.

La otra cara es que la democratización o popularización de lo digital nos ha inundado con contenidos e información y ahora el problema es discernir entre tanto ruido. Por otro lado, aunque la percepción general es de que internet es un medio libre y democrático, ya ha sido colonizado por el capital y las empresas. Ya no es un medio independiente e imparcial, sino que casi todo está filtrado, monitorizado, manipulado y controlado. Cierto es que hay fisuras, a través de las cuales podemos atravesar esos muros, pero cada día son más difíciles de encontrar.

Usando el título de la serie documental de Kirby Ferguson, ¿todo es una remezcla? ¿Es toda obra una obra derivada de otra anterior?

Si algo no es un remix o no ha sido remixeado, lo será en breve.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha